Últimas recetas

Poeta junto a la chimenea

Poeta junto a la chimenea

  1. Casa
  2. Beber
  3. Cócteles y licores

4

1 valoración

24 de junio de 2013

Por

Kristin Salaky

Con un nombre como poeta junto a la chimenea, sabes que este cóctel tiene que ser ahumado y dulce. Perfecto para barbacoas y hogueras, el poeta junto a la chimenea es un cóctel elegante y fácil de preparar que complacerá a todos.

1

Porciones

Ingredientes

  • 2 onzas Corner Creek
  • 3/4 onzas de arbusto criollo clemente
  • 1/2 onza de Santa Maria al Monte
  • 1 cucharada de jarabe de cereza Luxardo
  • Una pizca de amargos añejos de barril de whisky de Fee Bro.

Direcciones

Revuelto y colado en un solo antiguo cubo perfecto.

Etiquetas


Poetas junto al fuego

El período romántico en la literatura duró de 1800 a 1860 y se caracteriza por temas relacionados con el amor, la naturaleza o el patriotismo, así como la presencia de un héroe. Otro aspecto importante del Período Romántico son los Poetas Fireside, fueron famosos por rivalizar con los británicos en literatura y escribir sobre temas claramente estadounidenses. La literatura romántica se encarna a menudo en forma de poesía. Dentro de estos poemas había mensajes de vida y muerte, así como las formas en que la gente los manejaba. "Thanatopsis" de William Cullen Bryant y "The Tide Rises, The Tide Falls" y "A Psalm of Life" de Henry Wadsworth Longfellow expresan sentimientos comunes con respecto a la muerte como la que viene en ciclos, una persona debe vivir el momento y esa vida continúa después de la muerte.

La literatura romántica a menudo se centra en la naturaleza o instancias naturales como la muerte, la muerte ocurre naturalmente en ciclos, como se muestra en William Cullen Bryant & # 039s & quotThanatopsis & quot y Henry Wadsworth Longfellow & # 039s & quot The Tide Rises The Tide Falls & quot y & quot A Psalm of Life & quot. La gente nace, vive, luego muere, es inevitable. En "Thanatopsis" de Bryant, él explica metafóricamente que cuando una persona muere, es enterrada en el suelo y será esencialmente reciclada de regreso a la tierra como se indica en las líneas veintidós a la veintiséis:
"La Tierra, que te alimentó, reclamará
Tu crecimiento, para ser resuelto nuevamente en la tierra,
Y perdí cada rastro humano, rindiéndome
Tu ser individual, irás
Para mezclarse para siempre con los elementos & quot.
El uso de Bryant de esta metáfora aclara que cuando alguien muere, será devuelto a la tierra para ser utilizado como alimento para que los árboles crezcan o se romperán para "mezclarse con los elementos" y asentarse como una roca para el resto. de su tiempo hasta que una vez más se perturba el ciclo y vuelven a cambiar de forma. En "The Tide Rises, The Tide Falls" de Longfellow, usa repetidamente la frase "La marea sube, la marea baja". Longfellow usa el océano como un ejemplo de criatura cíclica cuando usa "Y la marea sube, la marea baja" muestra que cuando se crea algo en la orilla del océano, será barrido por "Las pequeñas olas, con su suave, manos blancas ”repetidamente y que nada en la orilla durará mientras las olas estén ahí para borrarlas. Longfellow también describe un ciclo en "Un salmo de la vida" cuando menciona que hay personas que van y vienen constantemente en las líneas veinticinco a veintiocho:
"Las vidas de grandes hombres nos recuerdan
Podemos hacer nuestra vida sublime
Y al partir, dejarnos atrás
Huellas en las arenas del tiempo "
Longfellow enfatiza en cada uno de sus poemas que los hombres van y vienen, dejando sus huellas en la arena para ser lavadas y luego reemplazadas por las marcas de otra persona. El ciclo de la vida es necesario en la literatura romántica porque muestra que todos viven y mueren y que a pesar de eso la vida continúa.

Tanto Bryant como Longfellow incluyen en sus poemas la idea de que cuando una persona está viva debe esforzarse por vivir y aprovechar al máximo su corto tiempo en la tierra. En "Thanatopsis", Bryant explica que cuando alguien está vivo, debe aprovecharlo al máximo porque eventualmente serán convocados a su hueco de la muerte en las líneas setenta y tres a setenta y seis:

"Así que vive, que cuando tu convoque a algunos a unirse

La innumerable caravana que se mueve

A ese reino misterioso donde cada uno llevará

Su recámara en los silenciosos pasillos de la muerte ”.
Esto encarna la idea de vivir en el momento porque Bryant explica que en algún momento todos morirán y la cámara final de la muerte no se parece en nada al mundo que conocemos que es desconcertante y silencioso. Longfellow también hace esto, especialmente en las líneas ocho a diez cuando Longfellow escribe: “Las pequeñas olas, con sus manos blancas y suaves / borran las huellas en la arena. / y sube la marea, baja la marea ”. Esto debería animar a las personas a vivir el momento porque cuando se vayan, sus huellas en las arenas de la vida se borrarán. En “Un salmo de vida”, Longfellow ofrece que todos deben aspirar a “actuar, que cada mañana nos encuentre más lejos que hoy”. Básicamente está diciendo que lo que se haga mañana será mayor que lo que se hizo hoy. Dado que un enfoque común del período romántico fue la naturaleza y la vida es natural, tiene sentido que vivir para el presente sea un enfoque importante al lidiar con la muerte.

Los tres poemas no solo incluyen sentimientos de ciclos y vivir en el momento, sino que también contienen la idea común de que cuando una persona muere, el mundo que la rodea no se detiene. “Thanatopsis” presenta muchos elementos que incluyen la idea de que la vida continúa cuando la gente ha muerto, como en las líneas cuarenta y cinco a cuarenta y ocho:

Los planetas, toda la hueste infinita del cielo,

Están brillando sobre las tristes moradas de la muerte,

A través del lapso de las edades ”.
Bryant explica que los planetas seguirán moviéndose cuando te vayas, así como muchos otros elementos naturales. En "The Tide Rises, The Tide Falls" de Longfellow, habla de una vida más cotidiana que continúa en las líneas once a quince:
“La mañana rompe: los corceles en sus establos
Sello y relincho, como llama el mozo:
El día vuelve, pero nunca más
Devuelve al viajero a la orilla,
Y sube la marea, baja la marea ”.
La gente no solo seguirá avanzando en la vida, sino que se hará espacio para una nueva vida y esta también dejará su huella en las orillas de la vida. Longfellow también muestra el avance en "Un salmo de vida" en las líneas veintiuno a veinticuatro cuando afirma:

¡No confíes en el futuro, por más agradable que sea!

¡Deja que el pasado muerto entierre a sus muertos!

¡Actúa, actúa en el presente vivo!

¡Corazón en el interior y Dios en la cabeza! ”.
Desde estas líneas, Longfellow insta a uno a no vivir para el pasado porque se ha ido y no puede ser recuperado, sino que debe vivir y actuar por ahora porque la vida todavía está sucediendo a su alrededor. El avance en la vida es una de las muchas formas en que las personas lidian con la muerte.

En conclusión, estos poemas muestran las diferentes formas en que las personas enfrentan la muerte, ya sea avanzando y enterrando el pasado o viviendo el momento. Bryant y Longfellow sugieren tres temas principales relacionados con la muerte en sus poemas, e incluyen la vida como una secuencia de eventos que comienzan con el nacimiento y siempre terminan con la muerte, avanzan en la vida cuando alguien muere y, por último,
"Carpe diem" o aprovechar el momento. Los temas de todos los poemas incluyen los hábitos que las personas utilizan para lidiar con las dificultades de manejar la pérdida de alguien o llegar a su fin ellos mismos.


Bienvenido a Wine by the Fireside

Se ha dicho que la brillantez, o al menos la percepción profunda, se encuentra en ese estado especial de conciencia desenterrado en la superposición entre la primera y la segunda botella de vino. Con Vino junto a la chimenea viajaremos y exploraremos esa visión y sabiduría, fuertemente influenciadas por nuestras almas, arraigadas en el corazón de Up North, como llaman a este rincón costero noroeste de Michigan quienes lo conocen y lo aman.

Up North se encuentra en los Grandes Lagos, también conocidos como los mares interiores, hogar de una gran belleza, un clima poderoso y una geología única. El vino es un actor importante En el norte nos han llamado el Napa del Medio Oeste, mientras que los amigos italianos han insistido en que se parece más a la Toscana. Aunque tiene influencias de ambos, en realidad no lo es, más bien tiene su propio ambiente, rostro y atmósfera impresionantes.

Si bien Wine by the Fireside no se trata expresamente de Up North, está aromatizado significativamente por la tez de la región que nos rodea. Es imposible vivir aquí, o incluso visitarlo, y no ser cambiado por la esencia de tierra, agua, aire y luz de Up North, imposible ignorar la honestidad, buena voluntad y genuina amabilidad de su gente.

Traeremos ensayos, observaciones, poesía ocasional y quizás recetas especiales que se centren en el viaje de la vida y el tiempo que pasamos junto al fuego, solos y con alguien especial, todos influenciados por la personalidad de este paraíso norteño único y sus estilos de vida que examinaremos. cómo estas estancias mejoran nuestras mentes y almas.

Estoy filmando para publicaciones semanales, pero las últimas semanas han tenido un número inusual de incidencias de & # 8220life & # 8221. Aún así, estoy trabajando para volver a mi horario habitual. Si desea recibir un correo electrónico anunciando cada nueva publicación, haga clic aquí y háganoslo saber en la página de contacto. Somos grandes en privacidad, cualquier información que proporciones no irá más allá. También nos encantaría escuchar sus pensamientos e ideas, así que envíenos sus comentarios cuando lo desee, le responderemos.


Contenido

Vida temprana Editar

James Russell Lowell nació el 22 de febrero de 1819. [1] Era miembro de la octava generación de la familia Lowell, [2] los descendientes de Percival Lowle que se establecieron en Newbury, Massachusetts, en 1639. [3] Sus padres eran el reverendo Charles Lowell (1782-1861), ministro de una iglesia unitaria en Boston que había estudiado teología en Edimburgo, y Harriett Brackett Spence Lowell. [4] Cuando nació James, la familia poseía una gran propiedad en Cambridge llamada Elmwood. [5] Era el menor de seis hermanos, sus hermanos eran Charles, Rebecca, Mary, William y Robert. [6] La madre de Lowell construyó en él un aprecio por la literatura a una edad temprana, especialmente en poesía, baladas y cuentos de su Orkney natal. [4] Asistió a la escuela con Sophia Dana, quien más tarde se casó con George Ripley; luego estudió en una escuela dirigida por un disciplinario particularmente duro, donde uno de sus compañeros de clase era Richard Henry Dana Jr. [7]

Lowell asistió a la Universidad de Harvard a los 15 años en 1834, aunque no era un buen estudiante y a menudo se metía en problemas. [8] En su segundo año, estuvo ausente de la asistencia obligatoria a la capilla 14 veces y de las clases 56 veces. [9] En su último año allí, escribió: "Durante el primer año, no hice nada, durante el segundo año no hice nada, durante el tercer año no hice nada y durante el último año hasta ahora no he hecho nada en el camino de la universidad. estudios." [8] En su último año, se convirtió en uno de los editores de Harvardiana Revista literaria, a la que aportó prosa y poesía que reconoció de baja calidad. Como dijo más tarde, "yo era tan grandioso como jamás rebuzné y pensé que cantaba". [10] Durante sus años de licenciatura, Lowell fue miembro de Hasty Pudding y se desempeñó como secretario y poeta.

Lowell fue elegido poeta de la clase de 1838 [11] y, como era tradición, se le pidió que recitara un poema original el día de la clase, el día antes de la graduación el 17 de julio de 1838. [9] Sin embargo, fue suspendido y no se les permite participar. En cambio, su poema se imprimió y se puso a disposición gracias a las suscripciones pagadas por sus compañeros de clase. [11] Había compuesto el poema en Concord, [12] donde había sido exiliado por la facultad de Harvard al cuidado del Rev. Barzallai Frost debido a su negligencia en sus estudios. [13] Durante su estancia en Concord, se hizo amigo de Ralph Waldo Emerson y conoció a los otros Trascendentalistas. Su poema Class Day satirizó los movimientos sociales de la época en que se trató a los abolicionistas, Thomas Carlyle, Emerson y los trascendentalistas. [12]

Lowell no sabía qué vocación elegir después de graduarse y vaciló entre los negocios, el ministerio, la medicina y el derecho. Finalmente se matriculó en la Facultad de Derecho de Harvard en 1840 y fue admitido en el colegio de abogados dos años después. [14] Sin embargo, mientras estudiaba derecho, contribuyó con poemas y artículos en prosa a varias revistas. Durante este tiempo, admitió que estaba deprimido y, a menudo, tenía pensamientos suicidas. Una vez le confió a un amigo que se llevaba una pistola amartillada en la frente y que consideraba suicidarse a los 20 años [15].

Matrimonio y familia Editar

A fines de 1839, Lowell conoció a Maria White a través de su hermano William, un compañero de clase en Harvard, [16] y los dos se comprometieron en el otoño de 1840. El padre de María, Abijah White, un rico comerciante de Watertown, insistió en que su boda se pospusiera hasta Lowell tenía un empleo remunerado. [17] Finalmente se casaron el 26 de diciembre de 1844, [18] poco después de que el novio publicara Conversaciones sobre los viejos poetas, una colección de sus ensayos publicados anteriormente. [19] Un amigo describió su relación como "la imagen misma de un verdadero matrimonio". [20] El mismo Lowell creía que ella estaba formada por "la mitad de la tierra y más de la mitad del cielo". [17] Ella también escribió poesía, y los siguientes doce años de la vida de Lowell se vieron profundamente afectados por su influencia. Dijo que su primer libro de poesía Un año de vida (1841) "le debe toda su belleza", aunque sólo vendió 300 ejemplares. [17]

El carácter y las creencias de María la llevaron a involucrarse en los movimientos dirigidos contra la intemperancia y la esclavitud. Ella era miembro de la Sociedad Femenina Anti-Esclavitud de Boston y convenció a su esposo de convertirse en abolicionista. [21] James había expresado previamente sentimientos contra la esclavitud, pero María lo instó a una expresión y participación más activas. [22] Su segundo volumen de poemas Poemas Misceláneos expresó estos pensamientos contra la esclavitud, y sus 1.500 copias se vendieron bien. [23]

María tenía mala salud y la pareja se mudó a Filadelfia poco después de su matrimonio, pensando que sus pulmones podrían sanar allí. [24] En Filadelfia, se convirtió en editor colaborador de la Pennsylvania Freeman, un periódico abolicionista. [25] En la primavera de 1845, los Lowell regresaron a Cambridge para establecer su hogar en Elmwood. Tuvieron cuatro hijos, aunque solo uno (Mabel, nacida en 1847) sobrevivió más allá de la infancia. Blanche nació el 31 de diciembre de 1845, pero vivió solo quince meses Rose, nacida en 1849, sobrevivió solo unos meses y su único hijo Walter nació en 1850 pero murió en 1852. [26] Lowell se vio muy afectado por la pérdida de casi todos sus hijos. Su dolor por la muerte de su primera hija en particular se expresó en su poema "La primera nevada" (1847). [27] De nuevo consideró el suicidio, escribiendo a un amigo que pensaba "en mis navajas y en mi garganta y que soy un tonto y un cobarde por no acabar con todo de una vez". [26]

Carrera literaria Editar

Los primeros poemas de Lowell se publicaron sin remuneración en el Mensajero Literario del Sur en 1840. [28] Se inspiró en nuevos esfuerzos hacia la autosuficiencia y se unió a su amigo Robert Carter para fundar la revista literaria. El pionero. [20] El periódico se distinguió por el hecho de que la mayor parte de su contenido era nuevo en lugar de material que se había publicado anteriormente en otros lugares, y por la inclusión de críticas muy serias, que cubrían no solo la literatura, sino también el arte y la música. [29] Lowell escribió que "proporcionaría a la parte inteligente y reflexiva del público lector un sustituto racional de la enorme cantidad de basura diluida tres veces, en forma de cuentos de amor y bocetos namby-pamby, que se derrama mensualmente a ellos por muchas de nuestras revistas populares ". [20] William Wetmore Story señaló el gusto superior de la revista, escribiendo que "tomó cierta posición y apeló a un estándar intelectual más alto que nuestra leche pueril o mags namby-pamby aguadas con las que estamos invadidos". [30] El primer número de la revista incluyó la primera aparición de "El corazón delator" de Edgar Allan Poe. [31] Lowell fue tratado por una enfermedad ocular en Nueva York poco después del primer número y, en su ausencia, Carter hizo un mal trabajo en la administración de la revista. [23] La revista dejó de publicarse después de tres números mensuales a partir de enero de 1843, dejando a Lowell una deuda de 1.800 dólares. [31] Poe lamentó la desaparición de la revista, calificándola de "un golpe más severo a la causa: la causa de un sabor puro". [30]

A pesar del fracaso de El pioneroLowell continuó su interés por el mundo literario. Escribió una serie sobre "Anti-esclavitud en los Estados Unidos" para el Noticias diarias, aunque su serie fue interrumpida por los editores después de cuatro artículos en mayo de 1846. [32] Había publicado estos artículos de forma anónima, creyendo que tendrían más impacto si no se supiera que eran obra de un abolicionista comprometido. [33] En la primavera de 1848, formó una conexión con el Norma nacional contra la esclavitud de Nueva York, aceptando contribuir semanalmente con un poema o un artículo en prosa. Después de solo un año, se le pidió que contribuyera con la mitad de Estándar para dar cabida a las contribuciones de Edmund Quincy, otro escritor y reformador. [34]

Una fábula para los críticos fue una de las obras más populares de Lowell, publicada de forma anónima en 1848. Resultó ser una sátira popular y las primeras 3.000 copias se agotaron rápidamente. [35] En él, atacaba con bondad a sus poetas y críticos contemporáneos, pero no a todos los sujetos les agradaba. Edgar Allan Poe fue referido como un genio en parte y "dos quintas partes de puro dulce de azúcar", revisó el trabajo en el Mensajero Literario del Sur y lo llamó "'suelto' - mal concebido y débilmente ejecutado, tanto en detalle como en general. Confesamos cierta sorpresa por su presentación tan sin pulir". [36] Lowell ofreció a su amigo de Nueva York Charles Frederick Briggs todas las ganancias del éxito del libro (que resultó ser relativamente pequeño), a pesar de sus propias necesidades financieras. [35]

En 1848, Lowell también publicó Los papeles de Biglow, posteriormente nombrado por el Grolier Club como el libro más influyente de 1848. [37] Las primeras 1.500 copias se agotaron en una semana y pronto se publicó una segunda edición, aunque Lowell no obtuvo ganancias, ya que tuvo que absorber el costo de los estereotipos. el libro mismo. [38] El libro presenta tres personajes principales, cada uno de los cuales representa diferentes aspectos de la vida estadounidense y utiliza dialectos estadounidenses auténticos en su diálogo. [39] Bajo la superficie, Los papeles de Biglow También fue una denuncia de la guerra entre México y Estados Unidos y la guerra en general. [24]

Primer viaje a Europa Editar

En 1850, la madre de Lowell murió inesperadamente, al igual que su tercera hija, Rose. Su muerte dejó a Lowell deprimido y solitario durante seis meses, a pesar del nacimiento de su hijo Walter a finales de año. Le escribió a un amigo que la muerte "es un tutor privado. No tenemos compañeros de estudios, y debemos tomar en serio nuestras lecciones". [40] Estos problemas personales, así como el Compromiso de 1850, inspiraron a Lowell a aceptar una oferta de William Wetmore Story para pasar un invierno en Italia. [41] Para pagar el viaje, Lowell vendió terrenos alrededor de Elmwood, con la intención de vender más acres de la propiedad con el tiempo para complementar sus ingresos, y finalmente vendió 25 de los 30 acres originales (120.000 m 2). [42] Walter murió repentinamente en Roma de cólera, y Lowell y su esposa, con su hija Mabel, regresaron a los Estados Unidos en octubre de 1852. [43] Lowell publicó recuerdos de su viaje en varias revistas, muchas de las cuales serían recopiladas años después como Viajes junto a la chimenea (1867). También editó volúmenes con bocetos biográficos para una serie sobre Poetas británicos. [44]

Su esposa María, que sufría de mala salud durante muchos años, enfermó gravemente en la primavera de 1853 y murió el 27 de octubre [45] de tuberculosis. [26] Justo antes de su entierro, se abrió su ataúd para que su hija Mabel pudiera ver su rostro mientras Lowell "se inclinaba durante un largo rato contra un árbol llorando", según Henry Wadsworth Longfellow y su esposa, que estaban presentes. [46] En 1855, Lowell supervisó la publicación de un volumen conmemorativo de la poesía de su esposa, con sólo cincuenta copias para circulación privada. [44] A pesar de su naturaleza autodenominada "naturalmente alegre", [47] la vida de Lowell en Elmwood se complicó aún más porque su padre se volvió sordo en su vejez y el deterioro del estado mental de su hermana Rebecca, que a veces pasaba una semana sin hablar. [48] ​​De nuevo se aisló de los demás, volviéndose solitario en Elmwood, y sus diarios privados de este período de tiempo están plagados de las iniciales de su esposa. [49] El 10 de marzo de 1854, por ejemplo, escribió: "Oscuro sin & amp dentro. M.L. M.L. M.L." [50] Longfellow, un amigo y vecino, se refirió a Lowell como "solitario y desolado". [51]

Cátedra y segundo matrimonio Editar

Por invitación de su primo John Amory Lowell, se le pidió a James Russell Lowell que diera una conferencia en el prestigioso Instituto Lowell. [52] Algunos especularon que la oportunidad se debía a la conexión familiar, ofrecida como un intento de sacarlo de su depresión. [53] Lowell eligió hablar sobre "Los poetas ingleses", y le dijo a su amigo Briggs que se vengaría de los poetas muertos "por las heridas recibidas por alguien a quien el público no permitirá entre los vivos". [52] La primera de la serie de conferencias de doce partes iba a ser el 9 de enero de 1855, aunque en diciembre, Lowell solo había terminado de escribir cinco de ellas, esperando una inspiración de último minuto. [54] Su primera conferencia fue sobre John Milton y el auditorio estaba sobrevendido. Lowell tuvo que repetir la actuación la tarde siguiente. [55] Lowell, que nunca antes había hablado en público, fue elogiado por estas conferencias. Francis James Child dijo que Lowell, a quien consideraba típicamente "perverso", fue capaz de "persistir en ser serio en contra de sus impulsos y talentos". [54] Mientras su serie aún estaba en progreso, a Lowell se le ofreció la Cátedra Smith de Lenguas Modernas en Harvard, un puesto vacante por Longfellow, con un salario anual de $ 1.200, aunque nunca lo solicitó. [56] La descripción del trabajo estaba cambiando después de Longfellow en lugar de enseñar idiomas directamente, Lowell supervisaría el departamento e impartiría dos cursos de conferencias por año sobre temas de su propia elección. [57] Lowell aceptó el nombramiento, con la condición de que debería tener un año de estudios en el extranjero. Zarpó el 4 de junio de ese año, [58] dejando a su hija Mabel al cuidado de una institutriz llamada Frances Dunlap. [56] En el extranjero, visitó Le Havre, París y Londres, y pasó tiempo con amigos como Story, Robert Browning y Elizabeth Barrett Browning y Leigh Hunt. Principalmente, sin embargo, Lowell pasó su tiempo en el extranjero estudiando idiomas, particularmente alemán, lo que le resultó difícil. Se quejó: "¡Los géneros confusos! Si muero, habré grabado en mi lápida de la que morí der, morir, das, no porque los atrapé, sino porque no pude "[58].

Regresó a los Estados Unidos en el verano de 1856 y comenzó sus deberes universitarios. [59] Hacia el final de su cátedra, el entonces presidente de Harvard, Charles William Eliot, señaló que Lowell parecía no tener "ninguna inclinación natural" para enseñar Lowell estuvo de acuerdo, pero mantuvo su puesto durante veinte años. [60] Se centró en la enseñanza de la literatura, en lugar de la etimología, con la esperanza de que sus alumnos aprendieran a disfrutar del sonido, el ritmo y el fluir de la poesía en lugar de la técnica de las palabras. [61] Resumió su método: "La verdadera erudición consiste en saber no qué cosas existen, sino lo que significan que no es memoria, sino juicio". [62] Aún afligido por la pérdida de su esposa, durante este tiempo Lowell evitó Elmwood y en su lugar vivió en Kirkland Street en Cambridge, un área conocida como Professors 'Row. Allí permaneció, junto con su hija Mabel y su institutriz Frances Dunlap, hasta enero de 1861. [63]

Lowell tenía la intención de no volver a casarse nunca después de la muerte de su esposa Maria White. Sin embargo, en 1857, sorprendiendo a sus amigos, se comprometió con Frances Dunlap, a quien muchos describieron como sencilla y poco atractiva. [64] Dunlap, sobrina del ex gobernador de Maine Robert P. Dunlap, [65] era amiga de la primera esposa de Lowell y anteriormente era rica, aunque ella y su familia habían caído en circunstancias reducidas. [56] Lowell y Dunlap se casaron el 16 de septiembre de 1857, en una ceremonia realizada por su hermano. [66] Lowell escribió: "Mi segundo matrimonio fue el acto más sabio de mi vida, y siempre que I estoy seguro de ello, puedo permitirme esperar hasta que mis amigos estén de acuerdo conmigo ". [59]

Años de guerra y más allá Editar

En el otoño de 1857, The Atlantic Monthly se estableció y Lowell fue su primer editor. Con su primer número en noviembre de ese año, le dio inmediatamente a la revista el sello de alta literatura y de discurso audaz sobre asuntos públicos. [67] En enero de 1861, el padre de Lowell murió de un ataque al corazón, lo que inspiró a Lowell a trasladar a su familia a Elmwood. Como le escribió a su amigo Briggs: "Estoy de regreso en el lugar que más amo. Estoy sentado en mi vieja buhardilla, en mi viejo escritorio, fumando mi vieja pipa. Empiezo a sentirme más como yo mismo que antes. estos diez años ". [68] Poco después, en mayo, dejó The Atlantic Monthly cuando James T. Fields asumió el cargo de editor, la revista había sido comprada por Ticknor y Fields por $ 10,000 dos años antes. [69] Lowell regresó a Elmwood en enero de 1861, pero mantuvo una relación amistosa con los nuevos propietarios de la revista, y continuó presentando su poesía y prosa por el resto de su vida. [68] Su prosa, sin embargo, se presentó con más abundancia en las páginas de la Revisión de América del Norte durante los años 1862-1872. Para el Revisar, se desempeñó como coeditor junto con Charles Eliot Norton. [70] Las reseñas de Lowell para la revista cubrían una amplia variedad de publicaciones literarias del día, aunque estaba escribiendo menos poemas. [71]

Ya en 1845, Lowell había predicho que el debate sobre la esclavitud conduciría a la guerra [72] y, cuando estalló la Guerra Civil en la década de 1860, Lowell utilizó su papel en la Revisar para alabar a Abraham Lincoln y sus intentos de mantener la Unión. [70] Lowell perdió tres sobrinos durante la guerra, incluido Charles Russell Lowell Jr., quien se convirtió en general de brigada y cayó en la batalla de Cedar Creek. El propio Lowell era en general un pacifista. Aun así, escribió: "Si la destrucción de la esclavitud ha de ser una consecuencia de la guerra, ¿lo lamentaremos? Si es necesario para el éxito de la guerra, ¿alguien se opondrá a ella?" [73] Su interés en la Guerra Civil lo inspiró a escribir una segunda serie de Los papeles de Biglow, [68] incluyendo uno específicamente dedicado a la Proclamación de Emancipación preliminar llamada "Sunthin 'in the Pastoral Line" en 1862. [74]

Poco después del asesinato de Lincoln, se le pidió a Lowell que presentara un poema en Harvard en memoria de los graduados muertos en la guerra. Su poema, "Oda de conmemoración", le costó el sueño y el apetito, pero fue entregado el 21 de julio de 1865, [75] después de un atracón de escritura de 48 horas. [76] Lowell tenía grandes esperanzas en su actuación, pero fue eclipsado por los otros notables que presentaron obras ese día, incluidos Ralph Waldo Emerson y Oliver Wendell Holmes. "No logré el éxito que esperaba", escribió, "y me avergüenza haber vuelto a sentir la tentación de pensar que podría escribir poesía, una ilusión de la que he sido tolerablemente libre durante estos doce años ". [77] A pesar de su evaluación personal, amigos y otros poetas enviaron muchas cartas a Lowell felicitándolo. Emerson se refirió al" alto pensamiento y sentimiento "de su poema y James Freeman Clarke notó su "grandeza de tono". [78] Lowell más tarde lo expandió con una estrofa a Lincoln. [76]

En la década de 1860, el amigo de Lowell, Longfellow, pasó varios años traduciendo Divina Comedia e invitó regularmente a otros a ayudarlo los miércoles por la noche. [79] Lowell fue uno de los miembros principales del llamado "Dante Club", junto con William Dean Howells, Charles Eliot Norton y otros invitados ocasionales. [80] Poco después de servir como portador del féretro en el funeral del amigo y editor Nathaniel Parker Willis el 24 de enero de 1867, [81] Lowell decidió producir otra colección de su poesía. Bajo los sauces y otros poemas fue lanzado en 1869, [71] aunque Lowell originalmente quería titularlo El viaje a Vinland y otros poemas. El libro, dedicado a Norton, recopilaba poemas que Lowell había escrito en los veinte años anteriores y fue su primera colección de poesía desde 1848. [82]

Lowell tenía la intención de hacer otro viaje a Europa. Para financiarlo, vendió más acres de Elmwood y alquiló la casa a Thomas Bailey, la hija de Aldrich Lowell, Mabel, para entonces, se había mudado a una nueva casa con su esposo Edward Burnett, hijo de un exitoso hombre de negocios y granjero de Southborough. Massachusetts. [83] Lowell y su esposa zarparon el 8 de julio de 1872, [84] después de que él se ausentara de Harvard. Visitaron Inglaterra, París, Suiza e Italia. Mientras estaba en el extranjero, recibió un Doctorado Honoris Causa en Derecho de la Universidad de Oxford y otro de la Universidad de Cambridge. Regresaron a los Estados Unidos en el verano de 1874. [83]

Citas políticas Editar

Lowell renunció a su cátedra de Harvard en 1874, aunque fue persuadido de continuar enseñando hasta 1877. [60] Fue en 1876 cuando Lowell entró por primera vez en el campo de la política. Ese año, se desempeñó como delegado a la Convención Nacional Republicana en Cincinnati, Ohio, hablando en nombre del candidato presidencial Rutherford B. Hayes. [85] Hayes ganó la nominación y, finalmente, la presidencia. En mayo de 1877, el presidente Hayes, admirador de Los papeles de Biglow, envió a William Dean Howells a Lowell con una nota manuscrita en la que ofrecía un puesto de embajador en Austria o Rusia. Lowell se negó, pero señaló su interés por la literatura española. [86] A Lowell se le ofreció y aceptó el cargo de Ministro en la corte de España con un salario anual de $ 12,000. [86] Lowell zarpó de Boston el 14 de julio de 1877 y, aunque esperaba estar fuera durante un año o dos, no regresó a los Estados Unidos hasta 1885, cuando el violinista Ole Bull alquiló Elmwood por una parte de ese tiempo. [87] Los medios españoles se refirieron a él como "José Bighlow". [88] Lowell estaba bien preparado para su papel político, ya que se había formado en derecho y sabía leer en varios idiomas. Sin embargo, tuvo problemas para socializar en España y se divirtió enviando despachos humorísticos a sus jefes políticos en los Estados Unidos, muchos de los cuales fueron recopilados y publicados póstumamente en 1899 como Impresiones de España. [89] La vida social de Lowell mejoró cuando la Academia Española lo eligió como miembro correspondiente a fines de 1878, lo que le permitió contribuir a la preparación de un nuevo diccionario. [90]

En enero de 1880, Lowell fue informado de su nombramiento como ministro en Inglaterra, nominación hecha sin su conocimiento ya en junio de 1879. Se le concedió un salario de $ 17.500 con aproximadamente $ 3.500 para gastos. [91] Mientras se desempeñaba en esta capacidad, abordó una importación de ganado supuestamente enfermo y formuló recomendaciones anteriores a la Ley de Alimentos y Medicamentos Puros. [92] La reina Victoria comentó que nunca había visto a un embajador que "creara tanto interés y se ganara tanto respeto como el Sr. Lowell". [93] Lowell held this role until the close of Chester A. Arthur's presidency in the spring of 1885, despite his wife's failing health. Lowell was already well known in England for his writing and, during his time there, befriended fellow author Henry James, who referred to him as "conspicuously American". [93] Lowell also befriended Leslie Stephen many years earlier and became the godfather to his daughter, future writer Virginia Woolf. [94] Lowell was popular enough that he was offered a professorship at Oxford after his recall by President Grover Cleveland, though the offer was declined. [95] He was elected as a member to the American Philosophical Society in 1883. [96]

His second wife, Frances, died on February 19, 1885, while still in England. [97]

Later years and death Edit

He returned to the United States by June 1885, living with his daughter and her husband in Southboro, Massachusetts. [98] He then spent time in Boston with his sister before returning to Elmwood in November 1889. [99] By this time, most of his friends were dead, including Quincy, Longfellow, Dana, and Emerson, leaving him depressed and contemplating suicide again. [100] Lowell spent part of the 1880s delivering various speeches, [101] and his last published works were mostly collections of essays, including Political Essays, and a collection of his poems Heartsease and Rue in 1888. [99] His last few years he traveled back to England periodically [102] and when he returned to the United States in the fall of 1889, he moved back to Elmwood [103] with Mabel, while her husband worked for clients in New York and New Jersey. [104] That year, Lowell gave an address at the centenary of George Washington's inauguration. Also that year, the Boston Crítico dedicated a special issue to Lowell on his seventieth birthday to recollections and reminiscences by his friends, including former presidents Hayes and Benjamin Harrison and British Prime Minister William Ewart Gladstone as well as Alfred, Lord Tennyson and Francis Parkman. [103]

In the last few months of his life, Lowell struggled with gout, sciatica in his left leg, and chronic nausea by the summer of 1891, doctors believed that Lowell had cancer in his kidneys, liver, and lungs. His last few months, he was administered opium for the pain and was rarely fully conscious. [105] He died on August 12, 1891, at Elmwood. [106] After services in the Appleton Chapel, he was buried in Mount Auburn Cemetery. [107] After his death, Norton served as his literary executor and published several collections of Lowell's works and his letters. [108]

Early in his career, James Russell Lowell's writing was influenced by Swedenborgianism, a Spiritualism-infused form of Christianity founded by Emanuel Swedenborg, causing Frances Longfellow (wife of the poet Henry Wadsworth Longfellow) to mention that "he has been long in the habit of seeing spirits". [109] He composed his poetry rapidly when inspired by an "inner light" but could not write to order. [110] He subscribed to the common nineteenth-century belief that the poet was a prophet but went further, linking religion, nature, and poetry, as well as social reform. [109] Evert Augustus Duyckinck and others welcomed Lowell as part of Young America, a New York-based movement. Though not officially affiliated with them, he shared some of their ideals, including the belief that writers have an inherent insight into the moral nature of humanity and have an obligation for literary action along with their aesthetic function. [111] Unlike many of his contemporaries, including members of Young America, Lowell did not advocate for the creation of a new national literature. Instead, he called for a natural literature, regardless of country, caste, or race, and warned against provincialism which might "put farther off the hope of one great brotherhood". [29] He agreed with his neighbor Longfellow that "whoever is most universal, is also most national". [111] As Lowell said:

I believe that no poet in this age can write much that is good unless he gives himself up to [the radical] tendency . The proof of poetry is, in my mind, that it reduces to the essence of a single line the vague philosophy which is floating in all men's minds, and so render it portable and useful, and ready to the hand . At least, no poem ever makes me respect its author which does not in some way convey a truth of philosophy. [112]

A scholar of linguistics, Lowell was one of the founders of the American Dialect Society. [113] He applied this passion to some of his writings, most famously in The Biglow Papers, in which he presents an early 19th-century rural Yankee dialect, [114] complete with nonstandard local grammar and quasi-phonetic spelling [115] [116] [26] —a literary method called eye dialect. In using this vernacular, Lowell intended to get closer to the common man's experience and was rebelling against more formal and, as he thought, unnatural representations of Americans in literature. As he wrote in his introduction to The Biglow Papers, "few American writers or speakers wield their native language with the directness, precision, and force that are common as the day in the mother country" (i.e. England). [117] Though intentionally humorous, this precise representation of an early New England dialect was pioneering work within American literature. [118] For example, Lowell's character Hosea Biglow says in verse:

Ef you take a sword an' dror it,
An go stick a feller thru,
Guv'ment aint to answer to it,
God'll send the bill to you. [119]

Lowell is considered one of the Fireside Poets, a group of writers from New England in the 1840s who all had a substantial national following and whose work was often read aloud by the family fireplace. Besides Lowell, the main figures from this group were Longfellow, Holmes, John Greenleaf Whittier, and William Cullen Bryant. [120]

Lowell was an abolitionist, but his opinions wavered concerning African-Americans. He advocated suffrage for blacks, yet he noted that their ability to vote could be troublesome. Even so, he wrote, "We believe the white race, by their intellectual and traditional superiority, will retain sufficient ascendancy to prevent any serious mischief from the new order of things." [121] Freed slaves, he wrote, were "dirty, lazy & lying". [122] Even before his marriage to abolitionist Maria White, Lowell wrote: "The abolitionists are the only ones with whom I sympathize of the present extant parties." [123] After his marriage, Lowell at first did not share his wife's enthusiasm for the cause, but he was eventually pulled in. [124] The couple often gave money to fugitive slaves, even when their own financial situation was not strong, especially if they were asked to free a spouse or child. [125] Even so, he did not always fully agree with the followers of the movement. The majority of these people, he said, "treat ideas as ignorant persons do cherries. They think them unwholesome unless they are swallowed, stones and all." [27] Lowell depicted Southerners very unfavorably in his second collection of The Biglow Papers but, by 1865, admitted that Southerners were "guilty only of weakness" and, by 1868, said that he sympathized with Southerners and their viewpoint on slavery. [126] Enemies and friends of Lowell alike questioned his vacillating interest in the question of slavery. Abolitionist Samuel Joseph May accused him of trying to quit the movement because of his association with Harvard and the Boston Brahmin culture: "Having got into the smooth, dignified, self-complacent, and change-hating society of the college and its Boston circles, Lowell has gone over to the world, and to 'respectability'." [127]

Lowell was also involved in other reform movements. He urged better conditions for factory workers, opposed capital punishment, and supported the temperance movement. His friend Longfellow was especially concerned about his fanaticism for temperance, worrying that Lowell would ask him to destroy his wine cellar. [23] There are many references to Lowell's drinking during his college years, and part of his reputation in school was based on it. His friend Edward Everett Hale denied these allegations. Lowell considered joining the "Anti-Wine" club at Harvard, and he became a teetotaler during the early years of his first marriage. [128] However, as he gained notoriety, he became popular in social circles and clubs and he drank rather heavily when away from his wife. When he drank, he had wild mood swings, ranging from euphoria to frenzy. [129]

In 1849, Lowell said of himself, "I am the first poet who has endeavored to express the American Idea, and I shall be popular by and by." [130] Poet Walt Whitman said: "Lowell was not a grower—he was a builder. He construido poems: he didn't put in the seed, and water the seed, and send down his sun—letting the rest take care of itself: he measured his poems—kept them within formula." [131] Fellow Fireside Poet John Greenleaf Whittier praised Lowell by writing two poems in his honor and calling him "our new Theocritus" and "one of the strongest and manliest of our writers–a republican poet who dares to speak brave words of unpopular truth". [132] British author Thomas Hughes referred to Lowell as one of the most important writers in the United States: "Greece had her Aristophanes Rome her Juvenal Spain has had her Cervantes France her Rabelais, her Molière, her Voltaire Germany her Jean Paul, her Heine England her Swift, her Thackeray and America has her Lowell." [120] Lowell's satires and use of dialect were an inspiration for writers like Mark Twain, William Dean Howells, H. L. Mencken, and Ring Lardner. [133]

Contemporary critic and editor Margaret Fuller wrote, "his verse is stereotyped his thought sounds no depth, and posterity will not remember him." [134] Evert Augustus Duyckinck thought Lowell was too similar to other poets like William Shakespeare and John Milton. [135] Ralph Waldo Emerson noted that, though Lowell had significant technical skill, his poetry "rather expresses his wish, his ambition, than the uncontrollable interior impulse which is the authentic mark of a new poem . and which is felt in the pervading tone, rather than in brilliant parts or lines." [136] Even his friend Richard Henry Dana Jr. questioned Lowell's abilities, calling him "very clever, entertaining & good humored . but he is rather a trifler, after all." [137] In the twentieth century, poet Richard Armour dismissed Lowell, writing: "As a Harvard graduate and an editor for the Atlántico mensual, it must have been difficult for Lowell to write like an illiterate oaf, but he succeeded." [138] The poet Amy Lowell featured her relative James Russell Lowell in her poem A Critical Fable (1922), the title mocking A Fable for Critics. Here, a fictional version of Lowell says he does not believe that women will ever be equal to men in the arts and "the two sexes cannot be ranked counterparts". [139] Modern literary critic Van Wyck Brooks wrote that Lowell's poetry was forgettable: "one read them five times over and still forgot them, as if this excellent verse had been written in water." [136] Nonetheless, in 1969 the Modern Language Association established a prize named after Lowell, awarded annually for "an outstanding literary or linguistic study, a critical edition of an important work, or a critical biography." [140]

Lowell's poem "The Present Crisis", an early work that addressed the national crisis over slavery leading up to the Civil War, has had an impact in the modern civil rights movement. The National Association for the Advancement of Colored People named its newsletter The Crisis after the poem, and Martin Luther King Jr. frequently quoted the poem in his speeches and sermons. [141] The poem was also the source of the hymn "Once to Every Man and Nation". [142]


Fireside Pies

I thought I would post this recipe for a group that I joined on "Just a Pinch" called "Camping Recipes and Ways you Can Cook Them".

This is Camp Debelak (my parents camp) in Cooks Forest, PA and is very woodsy and beautiful there. The whole family enjoys their time camping. Especially the grandkids love to spend time with Papa hunting, fishing and sitting around the fire. This is the late night snacks everyone gets if they want one & of course they do!
It is so wonderful to sit around the fire listening to it crackle and watching the fire burn. It is so beautiful and mesmerizing at the same time. I grew camping with my grandparents in Summersville, WVA and some camping sites in Pennsylvania too. My Grandpa used to cook all kinds of things over the fire and tell scary stories to all the children. Those were some really memorable days. I am so very thankful to God that my parents have a camp that they can go to and spend time with their grandchildren. Memories that will last forever. I hope you enjoy this recipe. Kim

I posted several pics of the fireside pies and them being cooked over the fire. Look below the fire for the small pics you can click on and they will become the large pic for you to see. I couldn't resist a pic of the fire itself. :-)


Shows for everyone in the family!

The Fireside Dinner Theatre is one of the Midwest’s most popular entertainment destinations and the only Actor’s Equity dinner theatre in Wisconsin. The Klopcic family is proud to celebrate over 57 years of hospitality in charming, historic Fort Atkinson. The Fireside Dinner Theatre, a favorite destination for couples, families and tour groups alike offers a variety of things to do.

We invite you to begin your Fireside experience by browsing through our spectacular gift shops or relaxing in the lounge with a refreshing treat from our menu of regular and alcohol free specialty drinks. Then we will treat you to a superb dining experience in one of our lovely dining rooms. Finally, enjoy a live professional show in our intimate theatre-in-the-round. We hope your visit is an unforgettable adventure filled with more wonder, imagination and inspiration than you’d ever expect.


Chef Patron Joan Smith and Executive Chef François Lemoine have teamed up to open one of the most exciting restaurants in Anytown.

Our speciality is delicious cuisine created with the ingenuity and passion inspired by the fantastic flavours of France itself. We take great pride in improving upon your favourite French dishes in new and creative ways.

Connect with us

See pictures of our food and find the recipes we’ve used to make our meals by the fireside.


30+ Best Instant Pot Chicken Recipes That Pack in Tons of Flavor

Gourmet meal or Monday night dinner? We see no difference.

Even when life gets stressful, we can always take solace in the fact that the Instant Pot was invented. And now we can make our busy schedules a little easier with easy meal prep, like with these best Instant Pot chicken recipes. You'll not only be able to whip up quick, easy dinners (and lunches too!), but you'll also bring tons of flavor into your meals with these creative chicken recipes. Sometimes, having chicken night after night can get old fast. But these Instant Pot meals keep things interesting with different cuisines and a wide range of dishes like Instant Pot soups and appetizers. Try out the decadent butter chicken or Instant Pot Coq au Vin, for instance. Or maybe you'd rather cook up some easy chicken wing recipes for a party. Perhaps you'd rather warm up over a steaming winter soup on a cold day, like the tortilla soup or a classic chicken noodle soup. You can make all of these meals in minutes, which means less time cooking and more time eating&mdashand who can argue with that? You and your family will love these Instant Pot chicken recipes that will make hours spent in the kitchen a thing of the past.

This dish is comfort food central with its creamy sauce and flavorful mushroom. We suggest serving in the fall and winter for a nice, hearty dish.


Food and Ferments Fireside Tonic

From their production facilities in Cortland and Truxton, Dave and Carly Dougherty of Food & Ferments create everything from sauerkraut to kimchi to kombucha. Their Fireside Tonic, an organic apple cider vinegar infused with raw honey, garlic, spicy peppers and other immune-strengthening ingredients is a based on an old-ways recipe that can help knock out the common cold. We caught up with co-owner Carly to learn more about this unusual product that comes with a kick.

Edible Finger Lakes: The Fireside Tonic seems like a good fit for winter in the Finger Lakes. What can you tell us about it?

Carly Dougherty: Oh yeah, sales for the tonic take off around this time of year. We didn’t really invent it, though it’s more like we borrowed the concept from herbalists who’ve been making it for decades. It’s called Fire Cider in most cases, but that name was trademarked for a while, so we named ours Fireside Tonic. It’s a forgiving recipe, so you can play with a lot of different ingredients. Since then, it’s taken off for us.

EFLX: But since it’s apple cider vinegar you can’t chug it, right? What are some of the ways people use it?

CD: It’s a versatile product, great for cold and flu season as well as hay fever and allergies. We know one farmer who says it’s the only thing that helps clear his sinuses he buys it in large quantities. This time of year, I love it in hot tea. It steams up and you get that sinus relief. But shooting it straight, I’ve noticed, will soothe a sore throat.

EFLX: What about if you aren’t nursing a cold. What would you recommend?

CD: In the summer, I like to throw it in olive oil over fresh sweet corn and tomatoes. So there’s this great medicinal but also culinary quality to it.

EFLX: Which farms do you source from, and what produce?

CD: We primarily work with Plowbreak Farm in Burdett, Shared Roots Farm in McGraw, Main Street Farms in Cortland, Stick and Stone Farm in Ithaca, Chicory Creek Farm in Oneonta. We source beets, cabbage, garlic, hot peppers (for the Fireside Tonic), and cucumbers for pickles.

EFLX: Yeah, let’s talk about those hot peppers. This is one spicy tonic. What peppers do you use and how did you figure out the perfect amount of heat to be medicinal and tasty?

CD: It’s a moving target every year the peppers we get vary in spice and heat depending on the growing season. We use a mix of jalapeños, habanero and cayenne and that helps us get the flavors we want. Often we soak the peppers in another apple cider vinegar and then blend that into the main batch. That way we can turn the heat up or down. But yeah, it’s hot stuff. We all wear goggles and respirators when we make it. It’s a pretty intense process!

This article originally appeared in the January-February 2020 Issue of the magazine.


Poetry In Baking: Emily Dickinson's Black Cake (Recipe)

The poet Emily Dickinson prided herself on her skill as a cook, and she was extremely proud of her black cake. This is a scaled-down version of her recipe, which was quadruple this one, and baked in a milk pail.

William Luce, in his one-woman play, "The Belle of Amherst," has Miss Dickinson giving this recipe soon after the play opens. Listening to Julie Harris as she detailed the instructions made my mouth water, and I couldn't wait to try it. It is a fruit cake jam-packed with currants, raisins, and citron. There are no nuts, and it is absolutely delicious. In fact, it wasn't usual practice to include nuts in 19th century fruit cake recipes. The 20th century habit of making fruit cakes with dyed candied fruits, I'm afraid, turned them into overly sweet confections which became the butt of countless jokes.

I love fruit cake, the old-fashioned kind, and always have. When I was 17, I made a 3-tiered wedding cake from a fruit cake recipe to celebrate my parents' 22nd wedding anniversary. Their wedding cake had been a fruit cake, traditional at the time, and that's what they wanted for their anniversary. I baked the layers weeks ahead of their party, wrapped them in cheesecloth, and doused them lightly every week with whiskey. When the time came to ice the cake, I used a fondant icing.

Black cake, which would be splendid for a wedding cake, is easy to make, and keeps well in the refrigerator for several weeks. The batter is basically a pound cake with the addition of a little brandy and molasses. The cake gets its name from the color of the raisins and currants. Dark raisins are essential to the taste of this cake. Do not substitute golden raisins. Miss Dickinson's recipe calls for baking soda (1/2 teaspoon for the proportions here). I like it better with about half that amount. More than that and the cake might overflow the pans. Perhaps the molasses in Miss Dickinson's time was more acidic than today, justifying the larger quantity of baking soda.

Store the cakes in the refrigerator, wrapped in plastic wrap and foil, and cut portions into very thin slices with a sharp serrated knife. These cakes require long, slow baking.

1 1/4 pounds of dark raisins
10 ounces of currants
6 ounces (1 cup) of finely-diced citron
1/4 cup of all-purpose flour (spooned into the cup and leveled)
2 cups (8 ounces) of sifted unbleached all-purpose flour
1/2 cucharadita de sal
1/4 teaspoon of baking soda
1 teaspoon of freshly grated nutmeg
1/2 teaspoon of ground mace
1/2 cucharadita de canela molida
1/4 teaspoon of ground cloves
1/2 pound (2 sticks) of unsalted butter, at room temperature
1 taza de azúcar granulada
4 huevos grandes
1/4 cup of brandy
1/4 cup molasses (I use Grandma's)

1. Adjust two oven racks with one in the center and one in the lowest position. Preheat the oven to 250 degrees F. Butter two 8 1/2 x 4 1/2 x 2 3/4 inch loaf pans. Line the bottoms of the pans with parchment or waxed paper cut to fit, and butter the paper. Set the pans aside. Place a 13 x 9 x 2 inch pan half-filled with hot tap water on the lower oven rack.

2. In a large bowl combine the raisins, currants, and citron. Add the 1/4 cup of flour and toss the fruits with your fingers to coat each piece well. Dejar de lado.

3. Whisk together thoroughly in a medium bowl the 2 cups of flour with the salt, nutmeg, mace, cinnamon, and cloves. Beat the butter with the paddle attachment of an electric stand mixer on medium speed until very soft and smooth, about 1 minute. While beating on medium speed, gradually sprinkle in the sugar, 2 to 3 tablespoons at a time, and beat for about 20 seconds between additions. When all the sugar has been added, scrape the bowl and beater and beat on medium-high uninterrupted for 5 minutes. In a 2-cup glass measure or small bowl, beat the eggs with a fork just to combine the yolks and whites.

While beating on low speed, drizzle in the eggs in 2 to 3 tablespoon installments. Beat until each addition is thoroughly incorporated before adding the next. The batter may look curdled don't be concerned. When all the eggs are in, scrape the bowl and beat on medium high speed for 3 minutes. At this point the batter should be smooth and fluffy. Scrape the bowl and beater well.

4. With the machine on low speed, alternately add the sifted dry ingredients in 3 additions and the brandy in 2 additions, beginning and ending with the dry ingredients. Beat only until each addition is
thoroughly incorporated. Add the molasses and beat it in on low speed. Transfer the batter to a large, wide, shallow bowl with about an 8-quart capacity (mine is 13 1/2 inches in diameter and 4
3/4 inches deep). For ease in mixing, it is important that the bowl not be too deep.

5. Now you will add the fruit to the batter, but it must be done gradually. In the play, "The Belle of Amherst," Miss Dickinson says "slowly now--as you stir." Scatter a handful of the fruits over the batter and stir them in well with a wooden spoon. Stir until each piece is well-coated with batter. Continue adding the fruits a handful at a time, making sure to stir until well-coated with the batter before adding the next installment. If you add the fruits too fast, they will tend to stick together in clumps instead of remaining in separate pieces. The batter will be very stiff once all the fruits are in. Spoon the batter into the pans, packing it down with a rubber spatula to remove any air pockets. The pans will be about
three-fourths full. Place the pans in the oven on the middle rack.

After 2 hours of baking remove the pan of water. Continue baking the cakes for another 1 to 1 1/2 hours, until they spring back when gently pressed and a thin wooden skewer inserted into the centers comes out clean. Total baking time is 3 to 3 1/2 hours.

6. Place the cake pans on a wire rack and cool the cakes completely. Run a thin-bladed sharp knife around the edges of the cakes to release them and invert the pans onto a counter top. If the cakes don't fall out right away, rap the pans sharply on the counter to release the cakes. Lift off the pans, and peel the papers off the cakes. Wrap each cake in plastic wrap, and then in foil, and refrigerate them. This cake is far easier to cut when cold. Place the cake with its bottom side up on a cutting board, and cut into thin slices using a sharp serrated knife. If you want your cakes to have a little kick, brush them with a spoonful or two of brandy or rum before wrapping them up. The cakes will keep for up to 6 weeks in the refrigerator, or they may be frozen for 4 to 6 months.

By Greg Patent © Copyright 2015 by Greg Patent from his cookbook, “Baking in America.”


Ver el vídeo: Who Were The Fireside Poets? (Enero 2022).