Últimas recetas

El gobernador de Maine quiere eliminar la comida chatarra de los cupones para alimentos

El gobernador de Maine quiere eliminar la comida chatarra de los cupones para alimentos

El gobernador Paul LePage afirma que la Casa Blanca permite que grupos de alimentos poderosos aprovechen el sistema de cupones para alimentos

El estado de Pine Tree quiere duplicar sus esfuerzos por lo saludable.

En un ataque mordaz En cuanto a la política alimentaria federal, el gobernador de Maine, Paul LePage, quiere acabar con las grandes corporaciones alimentarias de su estado.

Quiere prohibir que las personas usen cupones de alimentos para comprar productos no saludables como malvaviscos y barras Mars. LePage incluso ha amenazado con detener todo el programa de cupones para alimentos de Maine si no puede hacer lo que desea.

La política actual de la Casa Blanca protege los almuerzos de los estudiantes de dicha comida chatarra, pero no a las personas (igualmente dependientes) de los cupones de alimentos. LePage afirma que este es un hueso que la Casa Blanca le ha arrojado a la industria de la comida chatarra: los contribuyentes les pagarán para que den alimentos no saludables a los pobres en lugar de a los estudiantes.

La medida de LePage parece algo lógico y excelente para implementar en la política estadounidense. Las investigaciones muestran que las personas que reciben cupones de alimentos es más probable ser obeso que la población general. Michelle Obama ha lanzado letsmove.gov, destinado a criar niños más sanos centrándose en una alimentación saludable y un buen ejercicio. Si este país quiere combatir la obesidad, ¿por qué está permitiendo que sus pobres obesos sean victimizados?

LePage quiere cambiar el paisaje que ve a su alrededor. Las tasas de obesidad y diabetes de Maine están aumentando. LePage solicitó al Departamento de Agricultura de EE. UU. Una exención para permitirle implementar sus medidas contra la comida chatarra, a pesar de que nunca se ha otorgado dicha exención. Como era de esperar, se le negó Maine.

Sin embargo, LePage no se deja de lado fácilmente. Prometió "implementar la reforma unilateralmente o cesar por completo la administración del programa de cupones para alimentos en Maine". Esto puede ser un poco excesivo, pero las ideas de LePage sobre querer respaldar lo que se habla de una alimentación saludable son sólidas. Con algunas organizaciones de alimentos increíbles en Maine tratando de construir una mejor comunidad de alimentos, Maine podría ser el laboratorio perfecto para un experimento de cupones de alimentos. Esperemos que la Casa Blanca quiera ayudar a los adultos a comer sano tanto como a los niños.


Maine y Seattle adoptan enfoques opuestos sobre los refrescos para resolver el problema de la obesidad

El Departamento de Salud y Servicios Humanos de Maine (MDHHS) solicitó el viernes al gobierno federal una exención para prohibir la compra de refrescos y dulces bajo el Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP, mejor conocido como cupones de alimentos). Es la segunda vez que la administración de LePage solicita una exención de este tipo al Departamento de Agricultura de EE. UU. El USDA bajo el entonces presidente Barack Obama negó la solicitud el verano pasado.

& ldquoMaine cree que la compra de bebidas endulzadas con azúcar & hellip y dulces es perjudicial para la salud de su población de SNAP y socava el propósito del programa SNAP, & rdquo La comisionada del MDHHS, Mary Mayhew, escribió en la solicitud. & ldquoMaine cree que es fundamental tomar medidas inmediatas para mejorar la salud y aumentar el gasto responsable de dólares federales destinados a comprar alimentos nutritivos para Mainers de bajos ingresos. & rdquo

La solicitud de exención también busca la autoridad para reasignar $ 4 millones en dinero federal para educación nutricional de SNAP a bancos de alimentos, escuelas y agencias comunitarias.

& ldquoEste plan crearía un mejor acceso a los alimentos saludables al mismo tiempo que simplificaría la programación y los requisitos de informes de SNAP-Ed, que son administrativamente onerosos, & rdquo Mayhew escribió.

El gobernador republicano Paul LePage amenazó previamente con poner fin a la administración de SNAP en Maine si no se aprobaba la exención.

& ldquoTienes un programa tan roto que no quiero que mi nombre se adjunte a él, & rdquo LePage escribió en una carta de junio de 2016 al USDA.

LePage también buscó anteriormente prohibir las compras de comida chatarra con beneficios de cupones de alimentos a través de la legislatura tanto en 2013 como en 2015, pero ambos intentos fallaron, informó el Bangor Daily News.

Los demócratas han tenido durante mucho tiempo una relación irritable con el controvertido gobernador, pero apoyan las restricciones del SNAP, según el copresidente del Comité de Salud y Servicios Humanos de la legislatura y rsquos.

& ldquoSabemos que al público le gustaría un beneficio público para apoyar la salud y la elección de alimentos saludables, & rdquo La representante estatal Patricia Hymanson, demócrata, dijo al Bangor Daily News. & ldquoLo veo en mi distrito cuando voy de puerta en puerta. Todos deberíamos comer y beber menos productos azucarados. & Rdquo

La línea de ayuda de asistencia social de Maine sorprende a los titulares de tarjetas con conexión a la línea sexual https://t.co/cAETMJ6rMR

& mdash RT (@RT_com) 17 de julio de 2016

Casi dos tercios de la población adulta de Maine & rsquos tiene sobrepeso u obesidad, y el estado tiene la tasa de obesidad más alta de Nueva Inglaterra. Gasta $ 700 millones al año en costos médicos relacionados con la obesidad, según Mayhew.

& ldquoEste dinero [SNAP] se supone que ayuda a las personas que se encuentran en una situación desesperada, & rdquo El senador estatal republicano Eric Brakey dijo al Bangor Daily News. & ldquoSi estuviera donando dinero a una organización benéfica para personas en situaciones desesperadas y descubrí que alguien lo está usando para refrescos o dulces, querría que me devolvieran mi dinero. & rdquo

Mientras tanto, en Seattle, el alcalde demócrata Ed Murray propuso el martes un impuesto de 2 centavos por onza a las bebidas azucaradas. Los $ 16 millones que se esperan recaudar anualmente se invertirían en educación. & ldquoto eliminar la brecha de oportunidades entre los estudiantes blancos y los estudiantes afroamericanos / negros y otros estudiantes de color históricamente subrepresentados, & rdquo dijo el alcalde en un comunicado.

Debemos abordar las disparidades de larga data en nuestras escuelas públicas. El Plan de Acción Educativo es otro paso adelante. # SeattleKeepsMoving # SOTC2017pic.twitter.com / pKx6MjToYc

& mdash Ed Murray (@MayorEdMurray) 21 de febrero de 2017

El impuesto afectaría a los refrescos, bebidas energéticas, bebidas de frutas, tés endulzados y bebidas de café listas para beber, así como a las bebidas que utilizan una cantidad específica de edulcorante calórico, jarabes y polvos que se utilizan para preparar bebidas azucaradas. El café preparado en la tienda, el jugo 100 por ciento de fruta y la fórmula infantil estarían exentos.

El dinero financiaría programas recomendados por el grupo asesor de la Cumbre de Educación.

Los defensores de la educación elogiaron el anuncio, que se hizo como parte del discurso anual del alcalde & rsquos sobre el estado de la ciudad.

& ldquoAdemás de proporcionar fondos para programas de aprendizaje temprano, los ingresos fiscales por bebidas azucaradas pueden invertirse en comunidades de bajos ingresos afectadas de manera desproporcionada por las condiciones de salud causadas por las bebidas azucaradas, al tiempo que recaudan ingresos para programas cruciales que mejoran la salud tanto directa como indirectamente, como las enfermedades crónicas. programas de prevención y seguridad pública, & rdquo Mark Shrivers, presidente de Save the Children Action Network, dijo en un comunicado.


Maine y Seattle adoptan enfoques opuestos sobre los refrescos para resolver el problema de la obesidad

El Departamento de Salud y Servicios Humanos de Maine (MDHHS) solicitó el viernes al gobierno federal una exención para prohibir la compra de refrescos y dulces bajo el Programa de Asistencia de Nutrición Suplementaria (SNAP, mejor conocido como cupones de alimentos). Es la segunda vez que la administración de LePage solicita una exención de este tipo al Departamento de Agricultura de EE. UU. El USDA bajo el entonces presidente Barack Obama negó la solicitud el verano pasado.

& ldquoMaine cree que la compra de bebidas endulzadas con azúcar & hellip y dulces es perjudicial para la salud de su población de SNAP y socava el propósito del programa SNAP, & rdquo La comisionada del MDHHS, Mary Mayhew, escribió en la solicitud. & ldquoMaine cree que es fundamental tomar medidas inmediatas para mejorar la salud y aumentar el gasto responsable de dólares federales destinados a comprar alimentos nutritivos para Mainers de bajos ingresos. & rdquo

La solicitud de exención también busca la autoridad para reasignar $ 4 millones en dinero federal para educación nutricional de SNAP a bancos de alimentos, escuelas y agencias comunitarias.

& ldquoEste plan crearía un mejor acceso a los alimentos saludables al mismo tiempo que simplificaría los requisitos de programación y presentación de informes de SNAP-Ed, que son administrativamente onerosos, & rdquo Mayhew escribió.

El gobernador republicano Paul LePage amenazó previamente con poner fin a la administración de SNAP en Maine si no se aprobaba la exención.

& ldquoTienes un programa tan roto que no quiero que mi nombre se adjunte a él, & rdquo LePage escribió en una carta de junio de 2016 al USDA.

LePage también buscó anteriormente prohibir las compras de comida chatarra con beneficios de cupones de alimentos a través de la legislatura tanto en 2013 como en 2015, pero ambos intentos fallaron, informó el Bangor Daily News.

Los demócratas han tenido durante mucho tiempo una relación irritable con el controvertido gobernador, pero apoyan las restricciones del SNAP, según el copresidente del Comité de Salud y Servicios Humanos de la legislatura y rsquos.

& ldquoSabemos que al público le gustaría un beneficio público para apoyar la salud y la elección de alimentos saludables, & rdquo La representante estatal Patricia Hymanson, demócrata, dijo al Bangor Daily News. & ldquoLo veo en mi distrito cuando voy de puerta en puerta. Todos deberíamos comer y beber menos productos azucarados. & Rdquo

La línea de ayuda de asistencia social de Maine sorprende a los titulares de tarjetas con conexión a la línea sexual https://t.co/cAETMJ6rMR

& mdash RT (@RT_com) 17 de julio de 2016

Casi dos tercios de la población adulta de Maine & rsquos tiene sobrepeso u obesidad, y el estado tiene la tasa de obesidad más alta de Nueva Inglaterra. Gasta $ 700 millones al año en costos médicos relacionados con la obesidad, según Mayhew.

& ldquoEste dinero [SNAP] se supone que ayuda a las personas que se encuentran en una situación desesperada, & rdquo El senador estatal republicano Eric Brakey dijo al Bangor Daily News. & ldquoSi estuviera donando dinero a una organización benéfica para personas en situaciones desesperadas y descubrí que alguien lo está usando para refrescos o dulces, querría que me devolvieran mi dinero. & rdquo

Mientras tanto, en Seattle, el alcalde demócrata Ed Murray propuso el martes un impuesto de 2 centavos por onza a las bebidas azucaradas. Los $ 16 millones que se esperan recaudar anualmente se invertirían en educación. & ldquoto eliminar la brecha de oportunidades entre los estudiantes blancos y los estudiantes afroamericanos / negros y otros estudiantes de color históricamente subrepresentados, & rdquo dijo el alcalde en un comunicado.

Debemos abordar las disparidades de larga data en nuestras escuelas públicas. El Plan de Acción Educativo es otro paso adelante. # SeattleKeepsMoving # SOTC2017pic.twitter.com / pKx6MjToYc

& mdash Ed Murray (@MayorEdMurray) 21 de febrero de 2017

El impuesto afectaría a los refrescos, bebidas energéticas, bebidas de frutas, tés endulzados y bebidas de café listas para beber, así como a las bebidas que utilizan una cantidad específica de edulcorante calórico, jarabes y polvos que se utilizan para preparar bebidas azucaradas. El café preparado en la tienda, el jugo 100 por ciento de fruta y la fórmula infantil estarían exentos.

El dinero financiaría programas recomendados por el grupo asesor de la Cumbre de Educación.

Los defensores de la educación elogiaron el anuncio, que se hizo como parte del discurso anual del alcalde & rsquos sobre el estado de la ciudad.

& ldquoAdemás de proporcionar fondos para programas de aprendizaje temprano, los ingresos fiscales por bebidas azucaradas pueden invertirse en comunidades de bajos ingresos afectadas de manera desproporcionada por las condiciones de salud causadas por las bebidas azucaradas, al tiempo que recaudan ingresos para programas cruciales que mejoran la salud tanto directa como indirectamente, como las enfermedades crónicas. programas de prevención y seguridad pública, & rdquo Mark Shrivers, presidente de Save the Children Action Network, dijo en un comunicado.


Maine y Seattle adoptan enfoques opuestos sobre los refrescos para resolver el problema de la obesidad

El Departamento de Salud y Servicios Humanos de Maine (MDHHS) solicitó el viernes al gobierno federal una exención para prohibir la compra de refrescos y dulces bajo el Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP, mejor conocido como cupones de alimentos). Es la segunda vez que la administración de LePage solicita una exención de este tipo al Departamento de Agricultura de EE. UU. El USDA bajo el entonces presidente Barack Obama negó la solicitud el verano pasado.

& ldquoMaine cree que la compra de bebidas endulzadas con azúcar & hellip y dulces es perjudicial para la salud de su población de SNAP y socava el propósito del programa SNAP, & rdquo La comisionada del MDHHS, Mary Mayhew, escribió en la solicitud. & ldquoMaine cree que es fundamental tomar medidas inmediatas para mejorar la salud y aumentar el gasto responsable de dólares federales destinados a comprar alimentos nutritivos para Mainers de bajos ingresos. & rdquo

La solicitud de exención también busca la autoridad para reasignar $ 4 millones en dinero federal de educación nutricional de SNAP a bancos de alimentos, escuelas y agencias comunitarias.

& ldquoEste plan crearía un mejor acceso a los alimentos saludables al mismo tiempo que simplificaría la programación y los requisitos de informes de SNAP-Ed, que son administrativamente onerosos, & rdquo Mayhew escribió.

El gobernador republicano Paul LePage amenazó previamente con poner fin a la administración de SNAP en Maine si no se aprobaba la exención.

& ldquoTienes un programa tan roto que no quiero que mi nombre se adjunte a él, & rdquo LePage escribió en una carta de junio de 2016 al USDA.

LePage también buscó anteriormente prohibir las compras de comida chatarra con beneficios de cupones de alimentos a través de la legislatura tanto en 2013 como en 2015, pero ambos intentos fallaron, informó el Bangor Daily News.

Los demócratas han tenido durante mucho tiempo una relación irritable con el controvertido gobernador, pero apoyan las restricciones del SNAP, según el copresidente del Comité de Salud y Servicios Humanos de la legislatura y rsquos.

& ldquoSabemos que al público le gustaría un beneficio público para apoyar la salud y la elección de alimentos saludables, & rdquo La representante estatal Patricia Hymanson, demócrata, dijo al Bangor Daily News. & ldquoLo veo en mi distrito cuando voy de puerta en puerta. Todos deberíamos comer y beber menos productos azucarados. & Rdquo

La línea de ayuda de asistencia social de Maine sorprende a los titulares de tarjetas con conexión a la línea sexual https://t.co/cAETMJ6rMR

& mdash RT (@RT_com) 17 de julio de 2016

Casi dos tercios de la población adulta de Maine & rsquos tiene sobrepeso u obesidad, y el estado tiene la tasa de obesidad más alta de Nueva Inglaterra. Gasta $ 700 millones al año en costos médicos relacionados con la obesidad, según Mayhew.

& ldquoEste dinero [SNAP] se supone que ayuda a las personas que se encuentran en una situación desesperada, & rdquo El senador estatal republicano Eric Brakey dijo al Bangor Daily News. & ldquoSi estuviera donando dinero a una organización benéfica para personas en situaciones desesperadas y descubrí que alguien lo está usando para refrescos o dulces, querría que me devolvieran mi dinero. & rdquo

Mientras tanto, en Seattle, el alcalde demócrata Ed Murray propuso el martes un impuesto de 2 centavos por onza a las bebidas azucaradas. Los $ 16 millones que se esperan recaudar anualmente se invertirían en educación. & ldquoto eliminar la brecha de oportunidades entre los estudiantes blancos y los estudiantes afroamericanos / negros y otros estudiantes de color históricamente subrepresentados, & rdquo dijo el alcalde en un comunicado.

Debemos abordar las disparidades de larga data en nuestras escuelas públicas. El Plan de Acción Educativo es otro paso adelante. # SeattleKeepsMoving # SOTC2017pic.twitter.com / pKx6MjToYc

& mdash Ed Murray (@MayorEdMurray) 21 de febrero de 2017

El impuesto afectaría a los refrescos, bebidas energéticas, bebidas de frutas, tés endulzados y bebidas de café listas para beber, así como a las bebidas que utilizan una cantidad específica de edulcorante calórico, jarabes y polvos que se utilizan para preparar bebidas azucaradas. El café preparado en la tienda, el jugo 100 por ciento de fruta y la fórmula para bebés estarían exentos.

El dinero financiaría programas recomendados por el grupo asesor de la Cumbre de Educación.

Los defensores de la educación elogiaron el anuncio, que se hizo como parte del discurso anual del alcalde & rsquos sobre el estado de la ciudad.

& ldquoAdemás de proporcionar fondos para programas de aprendizaje temprano, los ingresos fiscales por bebidas azucaradas pueden invertirse en comunidades de bajos ingresos afectadas de manera desproporcionada por las condiciones de salud causadas por las bebidas azucaradas, al tiempo que recaudan ingresos para programas cruciales que mejoran la salud tanto directa como indirectamente, como las enfermedades crónicas. programas de prevención y seguridad pública, & rdquo Mark Shrivers, presidente de Save the Children Action Network, dijo en un comunicado.


Maine y Seattle adoptan enfoques opuestos sobre los refrescos para resolver el problema de la obesidad

El Departamento de Salud y Servicios Humanos de Maine (MDHHS) solicitó el viernes al gobierno federal una exención para prohibir la compra de refrescos y dulces bajo el Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP, mejor conocido como cupones de alimentos). Es la segunda vez que la administración de LePage solicita una exención de este tipo al Departamento de Agricultura de EE. UU. El USDA bajo el entonces presidente Barack Obama negó la solicitud el verano pasado.

& ldquoMaine cree que la compra de bebidas endulzadas con azúcar & hellip y dulces es perjudicial para la salud de su población de SNAP y socava el propósito del programa SNAP, & rdquo La comisionada del MDHHS, Mary Mayhew, escribió en la solicitud. & ldquoMaine cree que es fundamental tomar medidas inmediatas para mejorar la salud y aumentar el gasto responsable de dólares federales destinados a comprar alimentos nutritivos para Mainers de bajos ingresos. & rdquo

La solicitud de exención también busca la autoridad para reasignar $ 4 millones en dinero federal para educación nutricional de SNAP a bancos de alimentos, escuelas y agencias comunitarias.

& ldquoEste plan crearía un mejor acceso a los alimentos saludables al mismo tiempo que simplificaría la programación y los requisitos de informes de SNAP-Ed, que son administrativamente onerosos, & rdquo Mayhew escribió.

El gobernador republicano Paul LePage amenazó previamente con poner fin a la administración de SNAP en Maine si no se aprobaba la exención.

& ldquoTienes un programa tan roto que no quiero que mi nombre se adjunte a él, & rdquo LePage escribió en una carta de junio de 2016 al USDA.

LePage también buscó anteriormente prohibir las compras de comida chatarra con beneficios de cupones de alimentos a través de la legislatura tanto en 2013 como en 2015, pero ambos intentos fallaron, informó el Bangor Daily News.

Los demócratas han tenido durante mucho tiempo una relación irritable con el controvertido gobernador, pero apoyan las restricciones del SNAP, según el copresidente del Comité de Salud y Servicios Humanos de la legislatura y rsquos.

& ldquoSabemos que al público le gustaría un beneficio público para apoyar la salud y la elección de alimentos saludables, & rdquo La representante estatal Patricia Hymanson, demócrata, dijo al Bangor Daily News. & ldquoLo veo en mi distrito cuando voy de puerta en puerta. Todos deberíamos comer y beber menos productos azucarados. & Rdquo

La línea de ayuda de asistencia social de Maine sorprende a los titulares de tarjetas con conexión a la línea sexual https://t.co/cAETMJ6rMR

& mdash RT (@RT_com) 17 de julio de 2016

Casi dos tercios de la población adulta de Maine & rsquos tiene sobrepeso u obesidad, y el estado tiene la tasa de obesidad más alta de Nueva Inglaterra. Gasta $ 700 millones al año en costos médicos relacionados con la obesidad, según Mayhew.

& ldquoEste dinero [SNAP] se supone que ayuda a las personas que se encuentran en una situación desesperada, & rdquo El senador estatal republicano Eric Brakey dijo al Bangor Daily News. & ldquoSi estuviera donando dinero a una organización benéfica para personas en situaciones desesperadas y descubrí que alguien lo está usando para refrescos o dulces, querría que me devolvieran mi dinero. & rdquo

Mientras tanto, en Seattle, el alcalde demócrata Ed Murray propuso el martes un impuesto de 2 centavos por onza a las bebidas azucaradas. Los $ 16 millones que se esperan recaudar anualmente se invertirían en educación. & ldquoto eliminar la brecha de oportunidades entre los estudiantes blancos y los estudiantes afroamericanos / negros y otros estudiantes de color históricamente subrepresentados, & rdquo dijo el alcalde en un comunicado.

Debemos abordar las disparidades de larga data en nuestras escuelas públicas. El Plan de Acción Educativo es otro paso adelante. # SeattleKeepsMoving # SOTC2017pic.twitter.com / pKx6MjToYc

& mdash Ed Murray (@MayorEdMurray) 21 de febrero de 2017

El impuesto afectaría a los refrescos, bebidas energéticas, bebidas de frutas, tés endulzados y bebidas de café listas para beber, así como a las bebidas que utilizan una cantidad específica de edulcorante calórico, jarabes y polvos que se utilizan para preparar bebidas azucaradas. El café preparado en la tienda, el jugo 100 por ciento de fruta y la fórmula infantil estarían exentos.

El dinero financiaría programas recomendados por el grupo asesor de la Cumbre de Educación.

Los defensores de la educación elogiaron el anuncio, que se hizo como parte del discurso anual del alcalde & rsquos sobre el estado de la ciudad.

& ldquoAdemás de proporcionar fondos para programas de aprendizaje temprano, los ingresos fiscales por bebidas azucaradas pueden invertirse en comunidades de bajos ingresos afectadas de manera desproporcionada por las condiciones de salud causadas por las bebidas azucaradas, al tiempo que recaudan ingresos para programas cruciales que mejoran la salud tanto directa como indirectamente, como las enfermedades crónicas. programas de prevención y seguridad pública, & rdquo Mark Shrivers, presidente de Save the Children Action Network, dijo en un comunicado.


Maine y Seattle adoptan enfoques opuestos sobre los refrescos para resolver el problema de la obesidad

El Departamento de Salud y Servicios Humanos de Maine (MDHHS) solicitó el viernes al gobierno federal una exención para prohibir la compra de refrescos y dulces bajo el Programa de Asistencia de Nutrición Suplementaria (SNAP, mejor conocido como cupones de alimentos). Es la segunda vez que la administración de LePage solicita una exención de este tipo al Departamento de Agricultura de EE. UU. El USDA bajo el entonces presidente Barack Obama negó la solicitud el verano pasado.

& ldquoMaine cree que la compra de bebidas endulzadas con azúcar & hellip y dulces es perjudicial para la salud de su población de SNAP y socava el propósito del programa SNAP, & rdquo La comisionada del MDHHS, Mary Mayhew, escribió en la solicitud. & ldquoMaine cree que es fundamental tomar medidas inmediatas para mejorar la salud y aumentar el gasto responsable de dólares federales destinados a comprar alimentos nutritivos para Mainers de bajos ingresos. & rdquo

La solicitud de exención también busca la autoridad para reasignar $ 4 millones en dinero federal de educación nutricional de SNAP a bancos de alimentos, escuelas y agencias comunitarias.

& ldquoEste plan crearía un mejor acceso a los alimentos saludables al mismo tiempo que simplificaría la programación y los requisitos de informes de SNAP-Ed, que son administrativamente onerosos, & rdquo Mayhew escribió.

El gobernador republicano Paul LePage amenazó previamente con poner fin a la administración de SNAP en Maine si no se aprobaba la exención.

& ldquoTienes un programa tan roto que no quiero que mi nombre se adjunte a él, & rdquo LePage escribió en una carta de junio de 2016 al USDA.

LePage también buscó anteriormente prohibir las compras de comida chatarra con beneficios de cupones de alimentos a través de la legislatura tanto en 2013 como en 2015, pero ambos intentos fallaron, informó el Bangor Daily News.

Los demócratas han tenido durante mucho tiempo una relación irritable con el controvertido gobernador, pero apoyan las restricciones del SNAP, según el copresidente del Comité de Salud y Servicios Humanos de la legislatura y rsquos.

& ldquoSabemos que al público le gustaría un beneficio público para apoyar la salud y la elección de alimentos saludables, & rdquo La representante estatal Patricia Hymanson, demócrata, dijo al Bangor Daily News. & ldquoLo veo en mi distrito cuando voy de puerta en puerta. Todos deberíamos comer y beber menos productos azucarados. & Rdquo

La línea de ayuda de asistencia social de Maine sorprende a los titulares de tarjetas con conexión a la línea sexual https://t.co/cAETMJ6rMR

& mdash RT (@RT_com) 17 de julio de 2016

Casi dos tercios de la población adulta de Maine & rsquos tiene sobrepeso u obesidad, y el estado tiene la tasa de obesidad más alta de Nueva Inglaterra. Gasta $ 700 millones al año en costos médicos relacionados con la obesidad, según Mayhew.

& ldquoEste dinero [SNAP] se supone que ayuda a las personas que se encuentran en una situación desesperada, & rdquo El senador estatal republicano Eric Brakey dijo al Bangor Daily News. & ldquoSi estuviera donando dinero a una organización benéfica para personas en situaciones desesperadas y descubrí que alguien lo está usando para refrescos o dulces, querría que me devolvieran mi dinero. & rdquo

Mientras tanto, en Seattle, el alcalde demócrata Ed Murray propuso el martes un impuesto de 2 centavos por onza a las bebidas azucaradas. Los $ 16 millones que se esperan recaudar anualmente se invertirían en educación. & ldquoto eliminar la brecha de oportunidades entre los estudiantes blancos y los estudiantes afroamericanos / negros y otros estudiantes de color históricamente subrepresentados, & rdquo dijo el alcalde en un comunicado.

Debemos abordar las disparidades de larga data en nuestras escuelas públicas. El Plan de Acción Educativo es otro paso adelante. # SeattleKeepsMoving # SOTC2017pic.twitter.com / pKx6MjToYc

& mdash Ed Murray (@MayorEdMurray) 21 de febrero de 2017

El impuesto afectaría a los refrescos, bebidas energéticas, bebidas de frutas, tés endulzados y bebidas de café listas para beber, así como a las bebidas que utilizan una cantidad específica de edulcorante calórico, jarabes y polvos que se utilizan para preparar bebidas azucaradas. El café preparado en la tienda, el jugo 100 por ciento de fruta y la fórmula para bebés estarían exentos.

El dinero financiaría programas recomendados por el grupo asesor de la Cumbre de Educación.

Los defensores de la educación elogiaron el anuncio, que se hizo como parte del discurso anual del alcalde & rsquos sobre el estado de la ciudad.

& ldquoAdemás de proporcionar fondos para programas de aprendizaje temprano, los ingresos fiscales por bebidas azucaradas pueden invertirse en comunidades de bajos ingresos afectadas de manera desproporcionada por las condiciones de salud causadas por las bebidas azucaradas, al tiempo que recaudan ingresos para programas cruciales que mejoran la salud tanto directa como indirectamente, como las enfermedades crónicas. programas de prevención y seguridad pública, & rdquo Mark Shrivers, presidente de Save the Children Action Network, dijo en un comunicado.


Maine y Seattle adoptan enfoques opuestos sobre los refrescos para resolver el problema de la obesidad

El Departamento de Salud y Servicios Humanos de Maine (MDHHS) solicitó el viernes al gobierno federal una exención para prohibir la compra de refrescos y dulces bajo el Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP, mejor conocido como cupones de alimentos). Es la segunda vez que la administración de LePage solicita una exención de este tipo al Departamento de Agricultura de EE. UU. El USDA bajo el entonces presidente Barack Obama negó la solicitud el verano pasado.

& ldquoMaine cree que la compra de bebidas endulzadas con azúcar & hellip y dulces es perjudicial para la salud de su población de SNAP y socava el propósito del programa SNAP, & rdquo La comisionada del MDHHS, Mary Mayhew, escribió en la solicitud. & ldquoMaine cree que es fundamental tomar medidas inmediatas para mejorar la salud y aumentar el gasto responsable de dólares federales destinados a comprar alimentos nutritivos para Mainers de bajos ingresos. & rdquo

La solicitud de exención también busca la autoridad para reasignar $ 4 millones en dinero federal para educación nutricional de SNAP a bancos de alimentos, escuelas y agencias comunitarias.

& ldquoEste plan crearía un mejor acceso a los alimentos saludables al mismo tiempo que simplificaría la programación y los requisitos de informes de SNAP-Ed, que son administrativamente onerosos, & rdquo Mayhew escribió.

El gobernador republicano Paul LePage amenazó previamente con poner fin a la administración de SNAP en Maine si no se aprobaba la exención.

& ldquoTienes un programa tan roto que no quiero que mi nombre se adjunte a él, & rdquo LePage escribió en una carta de junio de 2016 al USDA.

LePage también buscó anteriormente prohibir las compras de comida chatarra con beneficios de cupones de alimentos a través de la legislatura tanto en 2013 como en 2015, pero ambos intentos fallaron, informó el Bangor Daily News.

Los demócratas han tenido durante mucho tiempo una relación irritable con el controvertido gobernador, pero apoyan las restricciones del SNAP, según el copresidente del Comité de Salud y Servicios Humanos de la legislatura y rsquos.

& ldquoSabemos que al público le gustaría un beneficio público para apoyar la salud y la elección de alimentos saludables, & rdquo La representante estatal Patricia Hymanson, demócrata, dijo al Bangor Daily News. & ldquoLo veo en mi distrito cuando voy de puerta en puerta. Todos deberíamos comer y beber menos productos azucarados. & Rdquo

La línea de ayuda de asistencia social de Maine sorprende a los titulares de tarjetas con conexión a la línea sexual https://t.co/cAETMJ6rMR

& mdash RT (@RT_com) 17 de julio de 2016

Casi dos tercios de la población adulta de Maine & rsquos tiene sobrepeso u obesidad, y el estado tiene la tasa de obesidad más alta de Nueva Inglaterra. Gasta $ 700 millones al año en costos médicos relacionados con la obesidad, según Mayhew.

& ldquoEste dinero [SNAP] se supone que ayuda a las personas que se encuentran en una situación desesperada & rdquo El senador estatal republicano Eric Brakey dijo al Bangor Daily News. & ldquoSi estuviera donando dinero a una organización benéfica para personas en situaciones desesperadas y descubrí que alguien lo está usando para refrescos o dulces, querría que me devolvieran mi dinero. & rdquo

Mientras tanto, en Seattle, el alcalde demócrata Ed Murray propuso el martes un impuesto de 2 centavos por onza a las bebidas azucaradas. Los $ 16 millones que se esperan recaudar anualmente se invertirían en educación. & ldquoto eliminar la brecha de oportunidades entre los estudiantes blancos y los estudiantes afroamericanos / negros y otros estudiantes de color históricamente subrepresentados, & rdquo dijo el alcalde en un comunicado.

Debemos abordar las disparidades de larga data en nuestras escuelas públicas. El Plan de Acción Educativo es otro paso adelante. # SeattleKeepsMoving # SOTC2017pic.twitter.com / pKx6MjToYc

& mdash Ed Murray (@MayorEdMurray) 21 de febrero de 2017

El impuesto afectaría a los refrescos, bebidas energéticas, bebidas de frutas, tés endulzados y bebidas de café listas para beber, así como a las bebidas que utilizan una cantidad específica de edulcorante calórico, jarabes y polvos que se utilizan para preparar bebidas azucaradas. El café preparado en la tienda, el jugo 100 por ciento de fruta y la fórmula infantil estarían exentos.

El dinero financiaría programas recomendados por el grupo asesor de la Cumbre de Educación.

Los defensores de la educación elogiaron el anuncio, que se hizo como parte del discurso anual del alcalde & rsquos sobre el estado de la ciudad.

& ldquoAdemás de proporcionar fondos para programas de aprendizaje temprano, los ingresos fiscales por bebidas azucaradas pueden invertirse en comunidades de bajos ingresos afectadas de manera desproporcionada por las condiciones de salud causadas por las bebidas azucaradas, al tiempo que recaudan ingresos para programas cruciales que mejoran la salud tanto directa como indirectamente, como las enfermedades crónicas. programas de prevención y seguridad pública, & rdquo Mark Shrivers, presidente de Save the Children Action Network, dijo en un comunicado.


Maine y Seattle adoptan enfoques opuestos sobre los refrescos para resolver el problema de la obesidad

El Departamento de Salud y Servicios Humanos de Maine (MDHHS) solicitó el viernes al gobierno federal una exención para prohibir la compra de refrescos y dulces bajo el Programa de Asistencia de Nutrición Suplementaria (SNAP, mejor conocido como cupones de alimentos). Es la segunda vez que la administración de LePage solicita una exención de este tipo al Departamento de Agricultura de EE. UU. El USDA bajo el entonces presidente Barack Obama negó la solicitud el verano pasado.

& ldquoMaine cree que la compra de bebidas endulzadas con azúcar & hellip y dulces es perjudicial para la salud de su población de SNAP y socava el propósito del programa SNAP, & rdquo La comisionada del MDHHS, Mary Mayhew, escribió en la solicitud. & ldquoMaine cree que es fundamental tomar medidas inmediatas para mejorar la salud y aumentar el gasto responsable de dólares federales destinados a comprar alimentos nutritivos para Mainers de bajos ingresos. & rdquo

La solicitud de exención también busca la autoridad para reasignar $ 4 millones en dinero federal de educación nutricional de SNAP a bancos de alimentos, escuelas y agencias comunitarias.

& ldquoEste plan crearía un mejor acceso a los alimentos saludables al mismo tiempo que simplificaría los requisitos de programación y presentación de informes de SNAP-Ed administrativamente onerosos, & rdquo Mayhew escribió.

Republican Governor Paul LePage previously threatened to end Maine&rsquos administration of SNAP if the waiver wasn&rsquot approved.

&ldquoYou maintain such a broken program that I do not want my name attached to it,&rdquo LePage wrote in a June 2016 letter to the USDA.

LePage also previously sought to ban junk food purchases with food stamp benefits through the legislature in both 2013 and 2015, but both attempts failed, the Bangor Daily News reported.

Democrats have long had a testy relationship with the controversial governor, but are in support of the SNAP restrictions, according to the co-chair of the legislature&rsquos Health and Human Services Committee.

&ldquoWe know the public would like a public benefit to support health and healthy food choices,&rdquo state Representative Patricia Hymanson, a Democrat, told the Bangor Daily News. &ldquoI see that in my district when I go door to door. We should all eat and drink fewer sugary products.&rdquo

Maine welfare helpline surprises cardholders with sex line connection https://t.co/cAETMJ6rMR

&mdash RT (@RT_com) July 17, 2016

Nearly two-thirds of Maine&rsquos adult population is overweight or obese, and the state has the highest obesity rate in New England. It spends $700 million annually on obesity-related medical costs, according to Mayhew.

&ldquoThis [SNAP] money is supposed to help people in desperate straits,&rdquo Republican state Senator Eric Brakey told the Bangor Daily News. &ldquoIf I was donating money to a charity for people in desperate situations and I found out that someone was using it for soda or candy, I would want my money back.&rdquo

Meanwhile, in Seattle, Democratic Mayor Ed Murray proposed a 2-cent, per-ounce tax on sugary drinks on Tuesday. The expected $16 million raised annually would be invested in education &ldquoto eliminate the opportunity gap between white students and African American/Black students and other historically underrepresented students of color,&rdquo the mayor said in a statement.

We must address longstanding disparities in our public schools. Education Action Plan is another step forward. #SeattleKeepsMoving#SOTC2017pic.twitter.com/pKx6MjToYc

&mdash Ed Murray (@MayorEdMurray) February 21, 2017

The tax would affect sodas, energy drinks, fruit drinks, sweetened teas and ready-to-drink coffee drinks, as well as drinks that use a specific amount of caloric sweetener, syrups and powders that are used to prepare sugary beverages. In-store prepared coffee, 100-percent fruit juice and infant formula would be exempted.

The money would fund programs recommended by the Education Summit Advisory group.

Education advocates praised the announcement, which was made as part of the mayor&rsquos annual State of the City address.

&ldquoIn addition to providing funding for early learning programs, sugary drink tax revenues can be invested in low-income communities disproportionately affected by health conditions caused by sugary drinks, while also raising revenue for crucial programs that improve health both directly and indirectly, like chronic disease prevention programs and public safety,&rdquo Mark Shrivers, the president of the Save the Children Action Network, said in a statement.


Maine & Seattle take opposite approaches on soda to solve obesity problem

The Maine Department of Health and Human Services (MDHHS) asked the federal government on Friday for a waiver to ban the purchase of soft drinks and candy under the Supplemental Nutrition Assistance Program (SNAP, better known as food stamps). It is the second time that the LePage administration has sought such a waiver from the US Department of Agriculture. The USDA under then-President Barack Obama denied the request last summer.

&ldquoMaine believes the purchase of sugar sweetened beverages&hellip and candy is detrimental to the health of its SNAP population, and undermines the purpose of the SNAP program,&rdquo MDHHS Commissioner Mary Mayhew wrote in the request. &ldquoMaine believes it critical to take immediate steps toward improving health and increasing responsible spending of federal dollars intended to purchase nutritious food for low-income Mainers.&rdquo

The waiver request also seeks the authority to reallocate $4 million in federal nutrition education money from SNAP to food banks, schools and community agencies.

&ldquoThis plan would create better access to health foods while streamlining administratively burdensome SNAP-Ed programming and reporting requirements,&rdquo Mayhew wrote.

Republican Governor Paul LePage previously threatened to end Maine&rsquos administration of SNAP if the waiver wasn&rsquot approved.

&ldquoYou maintain such a broken program that I do not want my name attached to it,&rdquo LePage wrote in a June 2016 letter to the USDA.

LePage also previously sought to ban junk food purchases with food stamp benefits through the legislature in both 2013 and 2015, but both attempts failed, the Bangor Daily News reported.

Democrats have long had a testy relationship with the controversial governor, but are in support of the SNAP restrictions, according to the co-chair of the legislature&rsquos Health and Human Services Committee.

&ldquoWe know the public would like a public benefit to support health and healthy food choices,&rdquo state Representative Patricia Hymanson, a Democrat, told the Bangor Daily News. &ldquoI see that in my district when I go door to door. We should all eat and drink fewer sugary products.&rdquo

Maine welfare helpline surprises cardholders with sex line connection https://t.co/cAETMJ6rMR

&mdash RT (@RT_com) July 17, 2016

Nearly two-thirds of Maine&rsquos adult population is overweight or obese, and the state has the highest obesity rate in New England. It spends $700 million annually on obesity-related medical costs, according to Mayhew.

&ldquoThis [SNAP] money is supposed to help people in desperate straits,&rdquo Republican state Senator Eric Brakey told the Bangor Daily News. &ldquoIf I was donating money to a charity for people in desperate situations and I found out that someone was using it for soda or candy, I would want my money back.&rdquo

Meanwhile, in Seattle, Democratic Mayor Ed Murray proposed a 2-cent, per-ounce tax on sugary drinks on Tuesday. The expected $16 million raised annually would be invested in education &ldquoto eliminate the opportunity gap between white students and African American/Black students and other historically underrepresented students of color,&rdquo the mayor said in a statement.

We must address longstanding disparities in our public schools. Education Action Plan is another step forward. #SeattleKeepsMoving#SOTC2017pic.twitter.com/pKx6MjToYc

&mdash Ed Murray (@MayorEdMurray) February 21, 2017

The tax would affect sodas, energy drinks, fruit drinks, sweetened teas and ready-to-drink coffee drinks, as well as drinks that use a specific amount of caloric sweetener, syrups and powders that are used to prepare sugary beverages. In-store prepared coffee, 100-percent fruit juice and infant formula would be exempted.

The money would fund programs recommended by the Education Summit Advisory group.

Education advocates praised the announcement, which was made as part of the mayor&rsquos annual State of the City address.

&ldquoIn addition to providing funding for early learning programs, sugary drink tax revenues can be invested in low-income communities disproportionately affected by health conditions caused by sugary drinks, while also raising revenue for crucial programs that improve health both directly and indirectly, like chronic disease prevention programs and public safety,&rdquo Mark Shrivers, the president of the Save the Children Action Network, said in a statement.


Maine & Seattle take opposite approaches on soda to solve obesity problem

The Maine Department of Health and Human Services (MDHHS) asked the federal government on Friday for a waiver to ban the purchase of soft drinks and candy under the Supplemental Nutrition Assistance Program (SNAP, better known as food stamps). It is the second time that the LePage administration has sought such a waiver from the US Department of Agriculture. The USDA under then-President Barack Obama denied the request last summer.

&ldquoMaine believes the purchase of sugar sweetened beverages&hellip and candy is detrimental to the health of its SNAP population, and undermines the purpose of the SNAP program,&rdquo MDHHS Commissioner Mary Mayhew wrote in the request. &ldquoMaine believes it critical to take immediate steps toward improving health and increasing responsible spending of federal dollars intended to purchase nutritious food for low-income Mainers.&rdquo

The waiver request also seeks the authority to reallocate $4 million in federal nutrition education money from SNAP to food banks, schools and community agencies.

&ldquoThis plan would create better access to health foods while streamlining administratively burdensome SNAP-Ed programming and reporting requirements,&rdquo Mayhew wrote.

Republican Governor Paul LePage previously threatened to end Maine&rsquos administration of SNAP if the waiver wasn&rsquot approved.

&ldquoYou maintain such a broken program that I do not want my name attached to it,&rdquo LePage wrote in a June 2016 letter to the USDA.

LePage also previously sought to ban junk food purchases with food stamp benefits through the legislature in both 2013 and 2015, but both attempts failed, the Bangor Daily News reported.

Democrats have long had a testy relationship with the controversial governor, but are in support of the SNAP restrictions, according to the co-chair of the legislature&rsquos Health and Human Services Committee.

&ldquoWe know the public would like a public benefit to support health and healthy food choices,&rdquo state Representative Patricia Hymanson, a Democrat, told the Bangor Daily News. &ldquoI see that in my district when I go door to door. We should all eat and drink fewer sugary products.&rdquo

Maine welfare helpline surprises cardholders with sex line connection https://t.co/cAETMJ6rMR

&mdash RT (@RT_com) July 17, 2016

Nearly two-thirds of Maine&rsquos adult population is overweight or obese, and the state has the highest obesity rate in New England. It spends $700 million annually on obesity-related medical costs, according to Mayhew.

&ldquoThis [SNAP] money is supposed to help people in desperate straits,&rdquo Republican state Senator Eric Brakey told the Bangor Daily News. &ldquoIf I was donating money to a charity for people in desperate situations and I found out that someone was using it for soda or candy, I would want my money back.&rdquo

Meanwhile, in Seattle, Democratic Mayor Ed Murray proposed a 2-cent, per-ounce tax on sugary drinks on Tuesday. The expected $16 million raised annually would be invested in education &ldquoto eliminate the opportunity gap between white students and African American/Black students and other historically underrepresented students of color,&rdquo the mayor said in a statement.

We must address longstanding disparities in our public schools. Education Action Plan is another step forward. #SeattleKeepsMoving#SOTC2017pic.twitter.com/pKx6MjToYc

&mdash Ed Murray (@MayorEdMurray) February 21, 2017

The tax would affect sodas, energy drinks, fruit drinks, sweetened teas and ready-to-drink coffee drinks, as well as drinks that use a specific amount of caloric sweetener, syrups and powders that are used to prepare sugary beverages. In-store prepared coffee, 100-percent fruit juice and infant formula would be exempted.

The money would fund programs recommended by the Education Summit Advisory group.

Education advocates praised the announcement, which was made as part of the mayor&rsquos annual State of the City address.

&ldquoIn addition to providing funding for early learning programs, sugary drink tax revenues can be invested in low-income communities disproportionately affected by health conditions caused by sugary drinks, while also raising revenue for crucial programs that improve health both directly and indirectly, like chronic disease prevention programs and public safety,&rdquo Mark Shrivers, the president of the Save the Children Action Network, said in a statement.


Maine & Seattle take opposite approaches on soda to solve obesity problem

The Maine Department of Health and Human Services (MDHHS) asked the federal government on Friday for a waiver to ban the purchase of soft drinks and candy under the Supplemental Nutrition Assistance Program (SNAP, better known as food stamps). It is the second time that the LePage administration has sought such a waiver from the US Department of Agriculture. The USDA under then-President Barack Obama denied the request last summer.

&ldquoMaine believes the purchase of sugar sweetened beverages&hellip and candy is detrimental to the health of its SNAP population, and undermines the purpose of the SNAP program,&rdquo MDHHS Commissioner Mary Mayhew wrote in the request. &ldquoMaine believes it critical to take immediate steps toward improving health and increasing responsible spending of federal dollars intended to purchase nutritious food for low-income Mainers.&rdquo

The waiver request also seeks the authority to reallocate $4 million in federal nutrition education money from SNAP to food banks, schools and community agencies.

&ldquoThis plan would create better access to health foods while streamlining administratively burdensome SNAP-Ed programming and reporting requirements,&rdquo Mayhew wrote.

Republican Governor Paul LePage previously threatened to end Maine&rsquos administration of SNAP if the waiver wasn&rsquot approved.

&ldquoYou maintain such a broken program that I do not want my name attached to it,&rdquo LePage wrote in a June 2016 letter to the USDA.

LePage also previously sought to ban junk food purchases with food stamp benefits through the legislature in both 2013 and 2015, but both attempts failed, the Bangor Daily News reported.

Democrats have long had a testy relationship with the controversial governor, but are in support of the SNAP restrictions, according to the co-chair of the legislature&rsquos Health and Human Services Committee.

&ldquoWe know the public would like a public benefit to support health and healthy food choices,&rdquo state Representative Patricia Hymanson, a Democrat, told the Bangor Daily News. &ldquoI see that in my district when I go door to door. We should all eat and drink fewer sugary products.&rdquo

Maine welfare helpline surprises cardholders with sex line connection https://t.co/cAETMJ6rMR

&mdash RT (@RT_com) July 17, 2016

Nearly two-thirds of Maine&rsquos adult population is overweight or obese, and the state has the highest obesity rate in New England. It spends $700 million annually on obesity-related medical costs, according to Mayhew.

&ldquoThis [SNAP] money is supposed to help people in desperate straits,&rdquo Republican state Senator Eric Brakey told the Bangor Daily News. &ldquoIf I was donating money to a charity for people in desperate situations and I found out that someone was using it for soda or candy, I would want my money back.&rdquo

Meanwhile, in Seattle, Democratic Mayor Ed Murray proposed a 2-cent, per-ounce tax on sugary drinks on Tuesday. The expected $16 million raised annually would be invested in education &ldquoto eliminate the opportunity gap between white students and African American/Black students and other historically underrepresented students of color,&rdquo the mayor said in a statement.

We must address longstanding disparities in our public schools. Education Action Plan is another step forward. #SeattleKeepsMoving#SOTC2017pic.twitter.com/pKx6MjToYc

&mdash Ed Murray (@MayorEdMurray) February 21, 2017

The tax would affect sodas, energy drinks, fruit drinks, sweetened teas and ready-to-drink coffee drinks, as well as drinks that use a specific amount of caloric sweetener, syrups and powders that are used to prepare sugary beverages. In-store prepared coffee, 100-percent fruit juice and infant formula would be exempted.

The money would fund programs recommended by the Education Summit Advisory group.

Education advocates praised the announcement, which was made as part of the mayor&rsquos annual State of the City address.

&ldquoIn addition to providing funding for early learning programs, sugary drink tax revenues can be invested in low-income communities disproportionately affected by health conditions caused by sugary drinks, while also raising revenue for crucial programs that improve health both directly and indirectly, like chronic disease prevention programs and public safety,&rdquo Mark Shrivers, the president of the Save the Children Action Network, said in a statement.


Ver el vídeo: Qué pasa si comemos comida chatarra? (Diciembre 2021).